jueves, enero 17, 2008

ELOGIO A LA LOCURA

Un loco camina calato por las calles sin pensar en el qué dirán, en la erisipela, los gritos de inocencia del chino, el perdón divino que clama la ex fiscal de la nación, el último éxito de Los Caribeños, la última pataleta de un blogger escribiente o los trillones de gas de Camisea. El loco sólo piensa (momentáneamente, como en un flash back alucinado), en qué almorzará hoy mientras está de pie frente a una tienda de electrodomésticos, y una pantalla gigante de plasma muestra a un Gastón Acurio hablando del chinguirito más rico del norte, del sur, del todo el Perú, diciendo que este país es el paraíso, de los locos, piensa el loco, claro, que todos los demás, aquellos que lo miran de costado o tapándose la nariz, son los anormales. De pronto pasa una loca y lo mira con cierto desdén (los locos no saben lo que es esto realmente pero es la única forma de describirlo) y entonces el loco siente cierto temblor en el cuerpo: la loca está calata, igual que él, pero eso no es lo que lo turba, sino la forma en que lo ha mirado, observado es la palabra correcta, y en esa observación el loco se ha descubierto desnudo por vez primera (lo cual es u más complicado de explicar), en todo caso se sintió vulnerable, no a un cuerpo, a un tocamiento, una invasión táctil, sino a una mirada, algo que no puede tocar o medir, pero que sí puede sentir, en sus ojos, en su cabello, en su piel. Entonces decide caminar hacia la loca dejando a Gastón hablando del chinguirito más rico del norte, del sur, de todo el Perú (al loco qué le importa si ni siquiera sabe qué rayos es el norte, el sur, todo el Perú), y estira su mano, desnuda también, hacia la loca, que, consternada (o lo más cercano a ello) le devuelve el gesto pensando quizá en que este le entregará una naranja a medio aplastar o un resto de líquido hallado en algún vaso, aunque venga sin su limón su piña y canelita, pero no recibe nada de eso: encuentra algo más, algo que la pone a pensar por algunos segundos. Razona entonces: loco calato mano dedos búsqueda encuentro mis dedos mi mano mi ser mi locura… a veces no hay tiempo para más, a veces, como ahora, la razón es un espejo en la mente del ser más delirante: la loca, el loco, él, tú… o yo.

miércoles, enero 16, 2008

¿SE VIENE EL FIN DEL MUNDO?


Keiko Fujimori acaba de lanzarse como candidata a la presidencia del Perú para el 2011 por el reciclado (otra vez) partido fujimorista. Claro, no lo ha dicho textualmente pero hay que ser fronterizo para no darse cuenta. En el noticiero salen anaranjados chinos de risa hasta los que no son chinos pero que pujan por serlo, sentados en un mercado recolectando el millón de firmas que necesitan para concretar sus ambiciones. Naomi Campbell sale morenísima a sus casi cuarenta años diciendo que Hugo Chávez no es un gorila bruto sino un toro salvaje, mientras la menopausia le atrofia más el cerebro y ella sigue declarando a diestra y siniestra pasadas las doce del mediodía en todos los noticieros del mundo. Más al sur, la Patagonia vive su más peligrosa batalla pues se pretende construir una serie de plantas hidroeléctricas que significarían la inundación de miles de hectáreas, lo que desaparecería para siempre una de las regiones más hermosas e importantes del planeta, y ya hasta Leonardo Di Caprio ha confirmado su arribo para unirse a las marchas de protesta (claro, a él no le lanzarán gases lacrimógenos y lo reventarán a varazos policiales pero se agradece el apoyo). En Uruguay se acaba de aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, y ya piensan además en cambiar el nombre del país a Urugay. En el Japón acaba de realizarse una feria cibernética donde se lanzaron los primeros humanoides que realizan labores domésticas y hasta fungen de “pacientes” que demuestran dolor cuando un estudiante de odontología se equivoca al revisarle las “muelas” (como si eso evitara el pánico de los humanos al sonido de la fresa odontológica). Una reciente expedición del Animal Planet al lago Titicaca en busca de las ranas más grandes del mundo dio cuenta de la inexistencia de estas, a sólo veintisiete años de que fueran registradas por Jacques Cousteau. La causa sería la siembra de pejerreyes en el lago más alto del mundo, que habrían arrasado con el alimento básico de estas ranas (que aseguran, son deliciosas y además tienen propiedades curativas). Acaba de salir a la luz una de las profecías de los Mayas, donde se lee que el 2012 será el fin del mundo, según los cálculos astronómicos que esta cultura manejaba. Lo impresionante es que casi todos sus pronósticos sobre eventos climáticos y fenómenos naturales importantes se han cumplido, lo que ha puesto con los pelos de punta a más de un lector. Para entonces, no sé cómo andará el mundo de loco y estúpido, pero al menos sabremos que no durará mucho. ¿Verdad?