viernes, noviembre 27, 2009

Mini entrevista en el diario La Primera

Hace pocos días me entrevistaron para la página cultural del diario La Primera. Conversamos de todo un poco, pero al final salió una mini entrevista, que comparto con ustedes, los dejo con una de las preguntas y luego pueden ir a la página entrando en el link.

Entre la escritura y la edición
El escritor y Director de la Editorial Casatomada, Gabriel Rimachi Sialer nos cuenta en esta entrevista sobre la publicación de su antología personal y sus proyectos editoriales.

Se acaba de publicar “El cazador de dinosaurios”, una antología personal de tus cuentos, ¿cómo ha ido evolucionando tu escritura en estos 14 años de trabajo?
Cuando empecé a esbozar mis primeros cuentos sólo me interesaba contar historias, perderme en esos recovecos de la ficción y crear escenarios y nuevos mundos. Luego me di cuenta que lo más importante no era eso sino el trabajo con la palabra, el compromiso con la literatura como creación, las lecturas que son fundamentales para ampliar nuestro registro y la poesía para apreciar la belleza de las descripciones y emociones. Con el tiempo y con cada nuevo libro mi forma de contar ha cambiado mucho, casi tanto que no reconozco ahora, a la distancia, mi primer cuento del último.

¿Crees que los temas más populares de los 90 (sexo, drogas, música y la presencia de lo urbano-marginal) han sufrido un desgaste?
No, en absoluto, esos temas se han tocado desde siempre, pensemos en Ginsberg, Burroughs, Bukowski, solo por lanzar algunos nombres rápidamente, pero la gran diferencia es (salvo el último mencionado) la belleza del lenguaje. El problema del “tópico de moda” de los 90 fue que se saturó tanto el panorama y con un lenguaje tan plano, que pronto todos los escritores jóvenes parecían ser la misma persona. Pero todos crecieron y cada uno encontró su propia voz, por eso ahora tocar esos temas desde esta nueva etapa de madurez trae más de una grata sorpresa, como el último libro de Martín Roldán, por ejemplo.

CONTINUAR LEYENDO AQUÍ

lunes, noviembre 23, 2009

Mensaje cifrado (Como una ola del mar)



Dice la canción que nada de lo que fue será, ¿será? No lo sé, a veces, en días como hoy, cuando termino de leer un libro (en este caso la relectura de Camino de Ximena, que leo cada vez que me siento medio vacío –nunca medio lleno-) me pongo a pensar en que dentro de uno siempre las cosas terminan por acomodarse, por hacerse a la idea, por buscar sentir(se) y hacer menos triste la nostalgia. Esto de acortar distancias no es tan fácil, sobre todo porque uno sabe que la persona está ahí, que el msngr no basta, que oír su voz en el teléfono no basta… hay tanta vida dentro, siempre… ahhh… a veces me despierto medio cojudón, para qué mentir, pero para eso está la música: siempre.
Espero post más seguidos y más alegres pronto, ya se siente el verano, ya empieza a salir el sol, como una ola del mar, como dice esta canción…

Lulu Santos Como uma Onda (Zen-Surfismo)

Letras:(Lulu Santos - Nelson Motta)

Nada do que foi será
De novo do jeito que já foi um dia
Tudo passa, tudo sempre passará
A vida vem em ondas como um mar
Num indo e vindo infinito
Tudo que se vê não é
Igual ao que a gente viu a um segundo
Tudo muda o tempo todo no mundo
Não adianta fugir nem mentir
Pra si mesmo agora
Há tanta vida lá fora
Aqui dentro sempre
Como uma onda no mar
Nada do que foi será
De novo do jeito que já foi um dia
Tudo passa, tudo sempre passará
A vida vem em ondas como um mar
Num indo e vindo infinito
Tudo que se vê não é
Igual ao que a gente viu a um segundo
Tudo muda o tempo todo no mundo
Não adianta fugir nem mentir
Pra si mesmo agora
Há tanta vida lá fora
Aqui dentro sempre
Como uma onda no mar

miércoles, noviembre 11, 2009

Nuevos libros, nuevos logros... (contra viento y marea, ¡JÁ!)

En 1961 con la aparición de Los inocentes, un grupo de intelectuales suscribieron una petición al ministro de educación para que se le quitara el título de profesor. ¿La razón? la entrada en escena de un escritor que usaba un lenguaje sincero, desgarrador, hermoso en sus figuras a pesar de su crudeza y su intención: mostrar el verdadero rostro de una sociedad desesperada y desesperante, que buscaba entre sus miserias una posible salida a la felicidad o la redención. En 1965, en medio de una serie de cambios sociales en un Perú convulso y desgarrado por sus propios líderes, Reynoso entrega En octubre no hay milagros, y alguien dijo que había que lanzar ese libro al estercolero. Nadie recuerda sus nombres, pero todos sabemos que Oswaldo Reynoso es desde entonces, un clásico irrefutable de las letras peruanas.

¿Por qué las historias de Reynoso subyugan a los lectores jóvenes y renueva su legión de admiradores año tras año? ¿Cuál es el secreto que lo ha convertido en un autor de culto? La respuesta quizá la hallemos en las páginas de este libro, donde el alter ego del autor confiesa su peor pesadilla: “…le pregunto ¿cómo me vas a aniquilar? y la malagua retorciéndose me grita con lo que más quieres y yo le digo que le tengo piedad por su terrible soledad…y Oswaldo… dice que na­die podrá aniquilarlo y que seguirá hasta el úl­timo día de su vida creyendo en la piedad así llegue a la locura…”

La locura, ilusiones, el barrio y la collera, amistad y traición, la peligrosa sensualidad de la noche, la búsqueda permanente del amor... El escarabajo y el hombre es una novela cuya potencia, narrada en tres tonos distintos, la convierte en el fresco de una juventud desbocada y hambrienta por vivir, una puerta al seductor lado oscuro de la condición humana. Una juventud rodeada de esa inocencia perdida y embebida de aquel ligero gusto por el mal por el que todos, sin lugar a dudas, alguna vez hemos transitado.

jueves, noviembre 05, 2009

Mensaje cifrado

Han sido días duros, de arribos y despedidas, de encuentros y desencuentros, de lecturas increíbles y decepciones de todo calibre, de alegrías gigantescas, de nuevos libros, de nuevas ideas, de gratas sorpresas, de viajes hechos, de viajes por hacer, de tardes mirando las islas desde mi ventana... lo bueno es que siempre hay tiempo para darse una nueva oportunidad, y nada como esta canción para salir a llevarte el mundo de encuentro (si hasta a Bob Esponja le fascina, qué será a uno). Espero la disfruten.