martes, junio 30, 2009

Un amor de mierda...

El caso de la folclórica Alicia Delgado, asesinada cruelmente por estrangulamiento y posterior apuñalamiento, ha conmocionado a miles de personas. Pero más allá del crimen pasional -el chofer de la víctima acaba de ser atrapado en la frontera con Ecuador y ha confesado que fue la amante de Alicia Delgado (otra folclórica conocida como "la reina de las parranditas", Abencia Meza) quien le pagó 2 mil nuevos soles (unos 680 dólares) para asesinar, por celos, a su pareja sentimental- hay una historia de amor/odio, celos, envidias, competencia, frustración. Y sobre este punto, la siempre aguda Esther Vargas ha escrito el día de hoy en su columna sex o no sex (el lado lésbico) una interesante visión de este escabroso asunto. A ver qué les parece. Para continuar leyendo click en el enlace al final del párrafo.


"Un amor de mierda no es amor. Es simplemente eso: una mierda. Capaz de destruirte, de romperte en pedazos, de transformarte en un gusano rastrero que espera una caricia para sonreír, o que tiembla de miedo cuando una mirada te dice lo que debes hacer, o lo que debes callar.Abencia Meza y Alicia Delgado eran –para quienes no son de Perú- una pareja de cantantes que prefería presentarse al mundo como amigas, simplemente amigas, mientras se acariciaban y se peleaban en público.No sé cuántos ingenuos creían que eran solo amigas, no lo sé, y no importa ahora. Alicia fue golpeada, acuchillada y asfixiada. Está muerta. Y Abencia Meza es una de las principales sospechosas, quizás en las próximas horas sea detenida, quizás en las próximas horas diga su verdad, quizás después de esta historia que la prensa no soltará en bastante tiempo los homofóbicos salgan al frente para decir que las relaciones retorcidas –léase lesbianas, homosexuales, bisexuales y trans- acaban así".

Continuar leyendo AQUI

Dead Line - Pos tit

Con el paro de transportistas todo el mundo ha tenido algo de tiempo extra para llegar a sus trabajos (el ministro de trabajo "exhortó" a los empresarios privados a extender la tolerancia a dos horas sin perjuicio de descuento para el trabajador. Claro, eso no soluciona nada porque elproblema real continúa. Sin embargo, hay quienes "aprovechan" el tiempo para hacer cosas realmente creativas como esta:



Díganme si no son un derroche de creatividad.

Suicidios asistidos


Una amiga me envía este artículo interesante sobre el suicidio asistido, escrito por Manuel Rodríguez Rivero para el diario El País. Las referencias literarias, filosóficas y el contexto en que se desarrolla el artículo, lo hacen más que recomendable:

"Menudo susto. Tropecé con la entrada "Azúa, Félix de" en el Diccionario del suicidio (Laetoli), de Carlos Janín, y, por un momento, sentí que un ciempiés me recorría la columna vertebral. Y es que abundan en él las entradas dedicadas a escritores que decidieron quitarse la vida, como si ese colectivo fuera más proclive a la anomia, ese desarreglo moral que, según Durkheim, se encuentra en el origen de las elevadas tasas de suicidio de la sociedad moderna. Mi imagen recurrente del suicida es la de Ferdinand/Belmondo en Pierrot le fou, de Jean-Luc Godard, cuando, tras el asesinato machista de Marianne/Karina, se ata a la cabeza (previamente pintada de azul) una ristra de explosivos y prende fuego a la mecha. No estoy muy seguro de que el diccionario de Janín, tal como indican los paratextos de la cubierta, pueda leerse como una colección de relatos, pero lo cierto es que ha conseguido esa cualidad (un punto morbosa) por la que la lectura de una entrada conduce a otra, y ésta a otra nueva. Defectos los tiene, algo casi inevitable en la primera edición de un libro como éste. A veces provienen de cierto apresuramiento en la última revisión: Esenin, por ejemplo, aparece como "cineasta soviético" en la entrada "ahorcamiento" y como poeta en la suya propia. En la de "veronal", una de mis drogas preferidas, se dice que "puede utilizarse tanto para el asesinato como para el suicidio", una aclaración que supone un lamentable retardo mental en el lector. Echo de menos más suicidas bolcheviques -de nazis hay una muestra representativa-, sobre todo los que decidieron quitarse la vida en el apogeo del estalinismo. Algunas inmolaciones colectivas (ya saben: de Numancia a Kanungú, pasando por Guyana y Waco) merecen un tratamiento más extenso. Y a veces el autor equivoca el tono: no se entiende muy bien por qué en algunas entradas utiliza la ironía y en otras la elimina. En todo caso, un libro interesante y oportuno, aunque la actual crisis ha sido más austera que la anterior en la tasa de banqueros y brokers arruinados que se arrojan por la ventana (¿recuerdan Esplendor en la hierba?). Por lo demás, el suicidio es, paradójicamente, una manifestación de la vida, como demuestra la apoptosis celular. Schopenhauer -que lo condenaba- creía, sin embargo, que era una afirmación de la voluntad de vivir. Y Cioran declaraba que suicidarse era propio de optimistas (por eso murió de viejo). Lo cierto es que razones para intentarlo no faltan. Hace unos días yo mismo -un pesimista provida- pensé en hacerlo, tras escuchar las declaraciones sobre la ley del aborto de la Conferencia Episcopal, que cada vez recuerda más al Consejo de Guardianes. Y hoy, tras leer una entrevista en la que Andrés Trapiello confesaba que se apuntaría a un Supervivientes de escritores y editores, y mientras me imaginaba una isla en la que tuvieran que interactuar, por ejemplo, el propio Trapiello y otros amigos y conocidos como Elvira Lindo, Almudena Grandes, Lucía Etxebarria, Javier Marías, Víctor García de la Concha, Pere Gimferrer, José Manuel Lara, Jorge Herralde y Juan Goytisolo (todos escasamente ataviados), pensé que quizás los que nos dedicamos a este oficio de la letra debiéramos llevar siempre encima (por si acaso) una cápsula de cianuro potásico. Nunca se sabe. CONTINUAR LEYENDO AQUÍ
Foto: Ilustración de Max para El País / Tomado de la edición digital.

domingo, junio 21, 2009

Gran triunfo de Kina Malpartida

Hasta los que reniegan del box estuvieron anoche saltando hasta el techo con cada golpe de Kina Malpartida, que nos regaló 7 rounds de emoción y la alegría del triunfo, palabra completamente desconocida en el deleznable y mediocre fútbol peruano. Gracias Kina.

sábado, junio 13, 2009

MANIFIESTO DE ESCRITORES DEL PERÚ Y DEL MUNDO SOBRE MASACRE EN LA AMAZONÍA PERUANA


Nuevamente el rostro lívido de la Bestia, el fascismo, último recurso del capitalismo asesino, desesperado por mantener sus privilegios seculares, masacra impunemente al pueblo peruano. Los señores del caucho se han reencarnado horrorosamente en los gobernantes de una república bananera: Alan García Pérez, el genocida de los penales, el Gabinete Ministerial en pleno, compinches de la masacre, los congresistas del APRA, Unidad Nacional y el fujimorismo, mienten todos al pueblo peruano, insistiendo en que la población amazónica y sus dirigentes son los culpables de la masacre desatada con exclusiva responsabilidad de Alan García Pérez. El silencio tanto como la desidia nos vuelven cómplices del crimen y nosotros, un puñado de escritores asqueados del circo mediático racista que falsea la verdad de la matanza ordenada por Alan García Pérez, no queremos frenar nuestra lengua.

CONTINUAR LEYENDO CLICK AQUI

PRONUNCIAMIENTO sobre la matanza del 5 de junio en Bagua - Docentes UNMSN

Frente a los hechos ocurridos desde la madrugada del 5 de junio de 2009 en la provincia de Bagua, los docentes universitarios de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, expresamos lo siguiente:

1. Respecto a la Amazonía no solo reina el malentendido, sino también el deliberado desconocimiento por parte de las clases dominantes, criollas y mestizas. No se quiere saber de su población, de su cultura ni de sus formas de vida, como si fueran incomprensibles e ininteligibles: ella siempre ha sido extraña y amenazadora para esas clases. Sin embargo, si bien es cierto que en los últimos tiempos se ha producido un acercamiento y una aceptación, y se ha pensado en políticas de asimilación —etnocéntricas—, lamentablemente con las políticas del APRA se ha retornado de un modo absolutamente cínico a modos de planificación de estirpe colonial, bajo el sustento de un modelo económico que supone que el único sistema concebible y el único mundo posible es el formado alrededor de la economía de mercado.

2. Lo dicho explica la falta de voluntad política, el desinterés y la incompetencia de las autoridades -el Congreso, el Ejecutivo, el presidente de la República, el premier, la ministra del Interior —para resolver el conflicto social que se inició hace más de 55 días, el cual ha llegado a un triste desenlace con la terrible muerte de policías y civiles.

3. Explica también la actitud condenable del presidente Alan García y del gobierno aprista por no asumir autocríticamente su responsabilidad política en estos terribles hechos, y limitarse, por un lado, a culpar de lo ocurrido a una conspiración extranjera que según ellos estaría manipulando a las poblaciones nativas y, por otro, a difundir sistemáticamente una propaganda torpe y encubridora.

4. Por eso nos solidarizamos con los pueblos indígenas de nuestra Amazonía, que desde hace más de un año vienen luchando por la derogatoria de decretos inconstitucionales que atentan contra sus legítimos derechos y que han sido aprobados sin atender al derecho que sus pobladores tienen de ser consultados sobre decisiones que afectan sus vidas, desconociendo convenios internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas.

5. Hacemos un llamado a la unidad de las fuerzas realmente democráticas para apoyar a los pueblos de la Amazonía y enfrentar a los grupos interesados en tomar posesión de sus territorios.

Lima, 12 de junio de 2009


Santiago López Maguiña (Literatura)
Dante Dávila Morey (Filosofía)
Dorian Espezúa Salmón (Literatura)
Mauro Mamani Macedo (Literatura)
Javier Aldama Pinedo (Filosofía)
Aníbal Campos Rodrigo (Filosofía)
Milagros Carazas Salcedo (Literatura)
María Cortéz Mondragón (Linguística)
Manuel Conde Marcos (Linguística)
Gonzalo Espino Relucé (Literatura)
Camilo Fernández Cozman (Literatura)
Carlos García – Bedoya Maguiña (Literatura)
Carlos García Miranda (Literatura)
Oscar García Zárate (Filosofía)
Antonio González Montes (Literatura)
Guisela González (Literatura)
Miguel Maguiño Veneros (Literatura)
Carlos Mora Zavala (Filosofía)
Javier Morales Mena (Literatura)
Hildebrando Pérez Grande (Literatura)
Miguel Polo Santillán (Filosofía)
Rosalía Quiroz Papa (Bibliotecología)
Humberto Quispe Hernández (Filosofía)
Saúl Rengifo Vela (Filosofía)
Álvaro Revolledo Novoa (Filosofía)
Moisés Sánchez Franco (Literatura)
Marcel Velásquez Castro (Literatura)
Yolanda Westphalen Rodríguez (Literatura)