miércoles, enero 22, 2014

La persistencia del sueño: Lima Gris 7


Hace algún tiempo nos reunimos cuatro amigos: una abogada, un abogado surfista que hacía también de periodista y guardaespaldas y cocinaba mejor que ratatouille, un periodista loco que había sido futbolista casi casi de primera división en la Argentina (y que  incluso llegó a debutar en las juveniles del River, pero que ahora con la panza que lleva encima corre media cuadra y cae muerto de infarto) y yo, otro loco que a pesar de saber que las revistas no venden, insiste en el tema, porque la emoción de saber que es posible compartir con los lectores algo que seguramente jamás leerían en los circuitos tradicionales, paga el precio del sueño, uno que ahora es realidad, por séptima vez. 
Lima Gris #7: porque creemos en la persistencia del sueño. Un poeta suicida, un español que aparece donde debieran aparecer las malcriadas, un dossier fotográfico sobre las misas en honor a los futbolistas de Alianza Lima que murieron en el accidente del Fokker, otro suicida ilustre: David Foster Wallace, el pintor Polanco en pura piel, solo solo algunos de los temas que trae esta edición. No se la pueden perder.
Están todos invitados.

.

martes, enero 21, 2014

Volver, volver, volver...

-Volver-

Mantener un blog era más sencillo cuando no existía el facebook. A muchos nos ganó el efecto pasajero de la "novedad" inmediata, la apelación al ego del "like", la espera nerviosa del primer comentario, la felicidad tan efímera como el cambio de post y nuevamente al círculo vicioso. Y entonces el blog se convirtió en una suerte de recuerdo lejano, de bitácora olvidada, uno de esos cuadernos que tenemos en el librero y que cogemos de vez en cuando, de casualidad, y pensamos al ver sus hojas en blanco: "me pondré a escribir algo..." y nunca escribes nada, lo vuelves a colocar donde estuvo "para tenerlo a tiro de ojo" pero de nada sirve, no lo volverás a abrir nunca. Y entonces decides cerrar tu facebook y vuelves a lo básico, lo primario: tener tiempo para hacer lo que te gusta sin que te preocupe lo que dicen los demás, a la mierda con ellos, nunca has tenido 2,487 amigos, que no jodan. Y vuelves al blog.
Hace mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho, mucho tiempo, empecé a escribir una novela. En paralelo escribí otra, que terminé y anda por ahí, esperando su momento, una novelita pequeña, rabiosa, llena de personajes de cantina, homosexuales, delincuentes, orgías, noches de piano, fugas etílicas, un revólver en la sien, universitarios borrachines, poetas de rockola, taxistas vendedores de coca, centros de rehabilitación, el infierno de la soledad, duras noches limeñas, una novelita, en fin: muy divertida y breve. Pero la novela que siempre ha estado ahí, retumbando en la cabeza es otra, de la que publicaron el primer capítulo en la web de Lima Gris hace poco, y que aquí les dejo. 
Haría mal en decirles que toda obra es factible de corregir, porque finalmente esto no es un focus group, esta no es una novela por encargo, es un texto que comparto con la gente que me lee (que no son legión pero son, y se les quiere mucho). Espero que les guste, si llegan al final, pues pinchan en el enlace y van a la página de Lima Gris, donde está el capítulo completo. 

PD: se preguntarán qué michi hace Penélope Cruz en la foto de arriba, la respuesta es más simple de lo que creen: puse "volver" en google images para ver qué imagen podía ilustrar este post, y lo primero que salió fue ella, así, con ese pucherito y la menta sobre los labios y esos ojos tan grandes y negros y esa mirada y para qué insistirle al destino, por algo será. C´est la vie.


OLIVETTI BLUES / Novela


1. El aroma del sancochado se ha mezclado con la neblina que ingresa por las ventanas del comedor, dejando un olor a rancio. El mar ha dejado escapar su olor a pescado podrido, el frío se cristaliza en pequeñísimas gotas que se filtran levantando la pintura crema de las paredes, las mejillas se ponen pegajosas, hace dos años estuviste aquí, tenías veintitrés, te entrevistaron por un cuento que alguien editó, mira el dispensador de gaseosas, los platos están dispuestos en la mesa para que uno se vaya sirviendo, el vapor despierta el apetito, huele a apio, a limón, huele a vida, coloca una moneda en la máquina y una coca cola helada baja con ruido a vidrio helado, rompiendo el ritmo de la cumbia que despide un televisor grasiento que pende de un armazón de metal pero que nadie ve, hartos de ver y oír tanta televisión todo el día. Carranza levanta la mano, tiene la boca llena, agita sus deditos gordos que bailan de dos en dos sobre el teclado y lo llama, así que hoy cortan cabezas según el viejo, mira la silla, se sienta, si uno de nosotros sale nos vamos todos y a ver quién le levanta el diario mañana, no te preocupes, Rimatti, el sancochado está bueno, sonríe a media caña, piensa, ya qué importa, los resultados de oncología lo dicen todo, no tengo que pensar en eso, pero lo hace, no me preocupa que me boten de acá, la verdad estoy cansado, dice Rimatti, necesito más tiempo para terminar de cerrar las heridas, Martín, yo les agradezco todo pero mis ánimos no están como para ser un héroe, por mí, que me quemen en año nuevo.–O sea que ahora nos vas a dar la espalda ¿Qué pasa contigo? No creas todo lo que dicen, eso es lo primero que te dije cuando llegaste, huevón, cortó un pedazo de carne, acá todo es pasajero, sigue masticando, como lo que escribimos: hoy se muere alguien y mañana se olvida porque alguien más se va a morir, exprime más limón en el caldo, o no has aprendido nada –muerde otro trozo de carne, juega con el tenedor como si fuera una varita mágica intentando hechizarlo, lo mira, sus ojos están tan cansados como los suyos, debería existir un día en que no hubiera ninguna noticia, ninguna muerte, nada de nada, piensa, Martín sonríe –come, loco, que enfermo que come no muere, y tú estás enfermo de soledad, cerramos edición y vamos donde la Clarita, a ver si se te quita la cojudez. –La soledad es la bandera de la derrota, Martín… –La bandera de la derrota… ¿quién dijo eso? Está buena la frase, anótala para el crucigrama. Carranza sonríe, deja escapar una risita breve, lo mira, recuerda el primer día que Rimatti apareció en la oficina; la noche anterior se había cortado el cabello largo y nadie lo reconoció con la nueva pinta de intelectual de cafetín, incluso trajo una camisa en la mochila para tomarse las fotos de las credenciales, deja de leer el horóscopo, le dice, lo escribe Sotomayor antes de salir a la última comisión, a veces hasta yo lo he hecho. Ríe, en las demás mesas los cubiertos danzan sobre los platos, los rostros se llenan de vida, dentro de la cocina la señora Mirtha corre de un lado a otro preparando más salsa criolla, la gente reclama que el ají se acabó, Mirtha grita a una de sus ayudantes para que reponga los envases vacíos, la chica se desespera, le faltan manos, tropieza y cae al suelo, hay risas, risitas, de pronto el viejo aparece en la puerta del comedor, entra a comprar una coca cola, su sombra se proyecta en la entrada desde antes que su figura aparezca, el ambiente se torna más denso, cruza el umbral y estudia las mesas de un vistazo, experiencia, que le dicen, muy raro: él jamás entraba en el comedor de prensa, todos lo observan una fracción de segundo, vuelven a sus platos, cabezas gachas, es el viejo, mierda, qué habrá pasado, conversan a media voz, no más risitas, el rumor del mediodía tiene una frase en común: hoy cortan cabezas. 


Continuar leyendo AQUI

domingo, enero 19, 2014

Edgar Allan Poe entre nosotros. Un ensayo de Vicente Quirarte.


El siete de octubre se cumplen ciento sesenta años de la muerte de Edgar Allan Poe, uno de los pocos visionarios del siglo XIX cuya obra ha llegado intacta hasta nuestros días. Vicente Quirarte nos ofrece a continuación un doble ensayo: el recuento de la recepción en México de la obra del excepcional escritor norteamericano que, al mismo tiempo, culmina con una carta dirigida a Poe y a sus futuros lectores.

Entre 1850 y 1851 Francisco Zarco publica una serie de crónicas donde al entrar en la multitud se borra como personaje. Al demostrar el carácter protagónico de su método de observación, desarrolla el tema de la soledad humana entre los otros, esa gran enfermedad de no poder estar solo, que en el siglo XVIII había anticipado La Bruyère, tema central de uno de los textos más desconcertantes y por ende renovadores de Edgar Allan Poe. En la Burton’s Gentleman’s Magazine de diciembre de 1840, publica por primera vez el texto “The Man of the Crowd”. Alternando el testimonio con el tono del ensayo, Poe analiza la traducción que el narrador hace de la multitud urbana; se centra en un solo individuo, ése que encarna, como el resto de sus semejantes, el aislamiento en medio de la aparente compañía. Aunque en la época que nos ocupa era frecuente en México la recepción y el intercambio de publicaciones periódicas, resulta casi imposible suponer que Zarco haya tenido conocimiento del texto de Poe. La Burton’s Gentleman’s Magazine era una revista de circulación regional y el tiempo de Poe entre nosotros aún no había llegado. Tampoco el de Baudelaire. Sin embargo, no dejan de sorprender las analogías existentes entre escritores de diferente idioma y formación.
Mientras Zarco escribía sus brillantes ensayos disfrazados de cuadros de costumbres, en Estados Unidos dos dignos herederos de Poe, Nathaniel Hawthorne y Herman Melville modificaban la literatura de su país, con el desconcierto y el consecuente rechazo de sus compatriotas. No contaron en su patria con los lectores capaces de comprender sus alegorías. No tuvieron, como Edgar Allan Poe, un inmediato amigo literario del talento y la generosidad de Charles Baudelaire, quien se encargó de demostrar que Poe no pertenecía a un país ni a una lengua sino a todo el mundo.

La recepción de Edgar Allan Poe en México pasó por varias etapas. En cada una de ellas es posible detectar, por una parte, la manera en que un gran escritor evoluciona a través de generaciones sucesivas. Por la otra, el modo en que su influencia va siendo paulatinamente reconocida. La presencia de Edgar Allan Poe, o Edgardo Poe, como se generalizó en publicaciones en lengua española, aparece por primera vez, hasta donde hemos podido documentar, en 1867, cuando Ignacio Mariscal hace la traducción del poema “El cuervo”, la cual no sería conocida sino hasta su publicación en el número 3 de la Revista Moderna, de agosto de 1900.
En 1877, Guillermo Prieto había hecho un viaje de orden suprema a los Estados Unidos. Al revisar obras y autores de aquel país, hace una valoración de Poe en los siguientes términos: “Gran poeta y novelista, murió joven; nadie ha pintado mejor que él las pasiones. Tipo semejante a Espronceda, escribió además unos cuentos que han sido traducidos al francés y al alemán y son muy celebrados”. Los primeros libros de Poe publicados en español no son traducciones directas sino que fueron vertidas a nuestro idioma a partir de la traducción francesa de Baudelaire. Una edición española que circuló en México fue la publicada en Barcelona por la Biblioteca de Artes y Letras en 1887. La traducción de E.L. de Verneuil incluye el prólogo de Baudelaire, que ya desde entonces comenzaba a convertirse en umbral imprescindible para entrar en el universo de Poe y considerarlo como un autor cuya trascendencia iba más allá de la pura literatura superficial y sensacionalista para ofrecer las múltiples facetas de una mentalidad privilegiada. Más que elocuentes resultan las magníficas ilustraciones de F. Xumetra incluidas en el libro: en varias de ellas el personaje tiene rasgos muy semejantes a los de Poe, lo cual señala la identificación estrecha que comenzaba a establecerse entre vida y obra del autor.
Edgar Allan Poe por Marcus Root

Justo Sierra emprende en 1895 el que denomina su Viaje a tierra yanqui. Uno de los puntos tocados es Baltimore, cuna y sepulcro de Poe, que se convierte en una peregrinación en el más estricto sentido del término:
Quería yo ir no muy lejos de la calle de Calvert, en que estaba nuestro hotel, a la de Lafayette, donde se ve el sepulcro de Edgar Poe, en un jardín a flor de calle. El nombre de este fantasista maravilloso, que hizo arder su genio como la mecha de una lámpara de alcohol, explicará a muchos el estado de ánimo que me obligaba a convertir en una ciudad siniestra y lívida la honrada ciudad fundada por Lord Baltimore hace cerca de doscientos años, en el estuario del Patapsco, en la tierra de la reina María Enriqueta, mujer de Carlos I, es decir, en la Maryland. ¡Ay! Cuán triste nos pareció aquella noche puritana; las aceras largas corrían ante nosotros monótonamente tableadas por los reflejos de los grandes aparadores iluminados, que espejeaban en el gris de las piedras humedecidas por una llovizna fría como prédica protestante. Por ella nos lanzamos; pero pareciendo a mi compañero demasiado lejano e incierto el objeto de mi fúnebre visita, emprendimos la vuelta por una calle paralela, vimos un solitario mercado, continuamos escudriñando escaparates repletos de telas muy ricas unos, de objetos muy vulgares otros, de zapatos aquí, de ropa hecha allá, de muebles finos acullá.
La visita de Sierra al sepulcro de Poe no se consuma pero de sus palabras salta a la vista la predisposición espiritual en que pone a evocar al escritor y el reconocimiento que le merecía exclusivamente debido al carácter siniestro de su escritura. Semejante simplificación es explicable: la mayor parte de los textos que de manera cotidiana aparecían en el periódico El siglo XIX son casi exclusivamente de esta naturaleza. Un siglo después del viaje de Sierra, el escritor y médico mexicano Bruno Estañol publica el texto “Visita a la tumba de Edgar Allan Poe”, incluido en el libro La esposa de Martin Butchell (1997). La historia narra el periplo de dos matrimonios al cementerio de Baltimore. Las parejas se dan cuenta de que al paso de los años han cambiado física y emocionalmente. La tumba del poeta se transforma en un poderoso imán que altera su vida rutinaria. Una de las mujeres cree ver en su marido una transmutación que interpreta como la posesión de un espíritu anglosajón. Como gran neurólogo que es, Estañol interpreta esa transformación del yo en otro desde la perspectiva del síndrome de Capgrass, cuyo afectado “cree que ha sido suplantado, impersonado por otro”.
Si bien la sensibilidad del siglo XIX no aceptaba la parte luminosa dentro del carácter siniestro de los textos de Poe, a fines de la centuria el autor norteamericano encontró lectores devotos no sólo del talento de su obra sino también del genio de su vida en los autores que ostentaban con orgullo la denominación de decadentistas. Con la aparición de la Revista Moderna, en 1896, asistimos a un instante en que nuestros escritores asimilan su influencia, porque tiempo y espacio estaban preparados para recibirlo y comprenderlo.


Continuar leyendo pinchando AQUI

.

La Cámara Peruana del Libro ya tiene nuevo Presidente



En medio de un agitado proceso electoral que empezó tras la sorpresiva renuncia de Jaime Carbajal en 2013, el día de ayer, viernes 17 de enero, se celebraron las nuevas elecciones para el periodo 2014-2016 en la Cámara Peruana del Libro. Germán Coronado Vallenas, Editor de PEISA, es el nuevo Presidente de esta institución.

Pocas veces las elecciones de la Cámara Peruana del Libro, una entidad privada que asocia a más de un centenar de empresas vinculadas al libro y los procesos editoriales, provocó tanta expectativa entre los socios. Esto debido en gran parte al clima de tensión que se vivió el año pasado tras la última edición de la Feria Internacional del Libro, y al cuestionamiento de muchos de los asociados por la desigualdad en el reparto de stands y acceso a servicios.
Pero además se sumaron voces externas que, vía las redes sociales y a pesar de no tener injerencia directa en el resultado electoral, reclamaban un cambio radical en la composición organizacional de la CPL, exigiendo un mayor nivel y oportunidad de participación en los eventos culturales que se presentan en la fiesta literaria más importante del país. Este reclamo no es nuevo, por cierto, pues la tendencia a priorizar la farándula y lo mediático se ha ido incrementando de una edición a otra, en detrimento de los lectores y asistentes a los más de doscientos eventos que se presentan durante la FIL. A lo largo de diez años la Feria Internacional del Libro ha mudado de espacios al menos en  cuatro oportunidades: el antiguo campo comercial de San Miguel, el Centro Comercial Jockey Plaza, el Museo de La Nación y finalmente el Parque de los Próceres en Jesús María (este último bastante mejor ubicado).

Estas elecciones no fueron sencillas: las tres listas, encabezadas por Dante Antonioli (Lista 1), Germán Coronado (Lista 2) y Félix Murillo (Lista 3), presentaron sus propuestas a los asociados con un mes de anticipación. El día de las elecciones la lista ganadora fue la número 3. Sin embargo, dada la poca diferencia de votos se debió convocar a una segunda vuelta, y es en esta nueva votación donde resultó ganadora la lista 2, por una diferencia de 6 votos. Esta lista está conformada por: Germán Coronado (Presidente- Ediciones PEISA S.A.C.), Ana Patricia Arévalo Majluf (Vicepresidente – Pontificia Universidad Católica del Perú), José Carlos Alvariño Ordoñez (Secretario- Universidad Antonio Ruiz de Montoya), Alberto Rosenblum Telias (Prosecretario – Distribuidora Peruana de Publicaciones SA- DIPUSA), Jorge Antonio Davelouis Sartori (Tesorero – Editorial Océano Peruana SA), Micaela Lucía Benites Loaiza (Protesorero – Librería La Familia S.A.), Valeria Francisca Mesía Japay (Vocal – Grupo La República Publicaciones S.A.), Jorge Zavaleta Salvador (Vocal – Ediciones Zeta SRL), y Salomón Senepo (Vocal – Borrador Editores).

Germán Coronado tiene ahora un nuevo reto que enfrentar al asumir el cargo de Presidente de la CPL (el próximo 17 de marzo): cumplir con las propuestas planteadas durante el proceso electoral por su equipo “Unidad y transparencia”, reestructurar la CPL (labor bastante compleja y delicada) y, quizá lo más importante de todo por la “visibilidad efectiva del público”: que esta nueva edición de la FIL Lima supere con creces a todas las ediciones anteriores,  buscando posicionar a la FIL Lima como una de las ferias de libro más importantes de la región. No es poca cosa, por cierto, pero debemos tomar como referencias cercanas las FIL de Buenos Aires o Bogotá, donde participan Premios Nobel en conferencias magistrales y charlas con el público, y donde las ofertas librescas llegan a congregar a más de un millón de personas.

Luego de la celebración, que ha coincidido además con el aniversario de Lima y la luna nueva, todos esperamos que el cambio sea positivo. Alas y buen viento.

.

domingo, enero 12, 2014

TALLER DE POESÍA CON DOMINGO DE RAMOS, DE LUJO.


Taller de Poesía en Casatomada
con Domingo De Ramos

Como parte de nuestras actividades literarias de verano, Editorial Casatomada, gracias al apoyo del Instituto Raúl Porras Barrenechea, se complace en presentar su Taller de Poesía, verano 2014, que estará a cargo del destacado poeta peruano Domingo De Ramos.
Este taller está dirigido a toda persona con inclinaciones poéticas o que desee consolidar su conocimiento sobre creación poética e historia de la poesía, pues el taller está diseñado para repasar las propuestas estéticas desde el hermetismo del estilo Trobar a las propuestas de la poesía contemporánea del siglo XX, haciendo énfasis posteriormente en la poesía latinoamericana del siglo XXI. Como cierre de taller se ha previsto la realización de un recital con los textos de los participantes, escritos y desarrollados durante este taller de poesía.

Dónde:
Instituto Raúl Porras Barrenechea
Calle Colina 398, Miraflores
Inicio:
Lunes 13 de enero de 2014
Duración:
6 sesiones
Horario:
Lunes y Jueves de 5:00 p.m. – 7:00 p.m.
Inversión:
S/.150 nuevos soles (se entregarán materiales de lectura a los participantes).
Informes e inscripciones:
ecasatomada@gmail.com

AGRADECEMOS SU DIFUSIÓN

Sobre el poeta:
Domingo De Ramos (Ica-Perú, 1960). Poeta co-fundador del Movimiento Kloaka (1982-1984). Estudió Sociología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 
Ha publicado los libros: Poemas (1986); Arquitectura del espanto (1988); Pastor de perros (1993); Luna cerrada (1995); Ósmosis (1996, Premio COPE de Poesía Petroperú); Las cenizas de Altamira (1999); Erótika de Klase (2004 Premio de Poesía Erótica "Carlos Oquendo de Amat"); Pastor de perros (Antología, 2006); Dorada Apocalipsis (2008); Demolido Fuego (2010); Cartas desde la azotea (2011); Lima Pop (Edición Bilingüe italiano- español, 2012). Es autor de los Cd´s multimedia Pastor de perros Vol.1 y Erótika de Klase Vol.2.

Antologado en: Sydamerikas sjael, Rune Stefansson (1998, Dinamarca); El bosque de los huesos (2003); El tucán de Virginia, México. La mitad del cuerpo sonríe, Fondo de Cultura Económica (2005, México). Caudal de piedras, (UNAM, 2005). Poesía Perú - Ecuador (2009).  
Viaja en 1996 a Europa y lee en España, Francia y Finlandia, en la Universidad de Helsinski. En 1998 participó en el Encuentro "Poetas del Mundo" organizado por la Universidad de Lima. En 2004 es invitado al “Cuarto Congreso de Peruanistas” realizado en Sevilla, España. En 2006 asistió al “Primer Congreso de Poesía Peruana” (1980-2006) en Madrid y fue invitado a leer en Bilbao y Salamanca. En el 2007 participa en el encuentro “Chile-poesía”, en Santiago de Chile. Su último viaje fue a fines del 2008, iniciando una gira internacional en donde asistió al “Encuentro Internacional de Escritores”, en México, Monterrey; y luego a la ciudad de Boston, leyendo en las universidades de Tufts, Harvard, Nueva York, DePaul University de Chicago, Temple de Filadelfia y finalmente en el Festival Latinale de Berlín-Alemania, organizado por el Instituto Cervantes de esa ciudad y de Bremen. 

En 2012 participó en el “I Festival Internacional de Poesía de Lima”. Es invitado regularmente a Ferias de Libro al interior del Perú desde 1986. En 2011 fue elegido Jurado para el “Premio Internacional Bienal de Poesía COPE 2011” auspiciado por Petroperú en representación del Ministerio de Cultura.
Tiene inédito el poemario Hotel Kalifornia y actualmente prepara sus obras completas.


.