sábado, mayo 30, 2009

Taller de narrativa en CASATOMADA - Junio 2009

Editorial Casatomada invita a estudiantes, profesionales y público en general, al taller de escritura creativa que dirigirá el escritor y editor Gabriel Rimachi Sialer.

¿Cómo empezar un cuento? ¿Cómo desarrollar una idea? ¿Cómo estructurarla? ¿Cómo darles un carácter a los personajes? ¿Cómo crear intensidad en mi historia? Son algunas de las preguntas que en cada sesión serán desarrolladas con la participación de los asistentes, quienes aprenderán técnicas y recursos narrativos para desarrollar y escribir sus propias ficciones. En cada sesión se compartirán lecturas de textos clásicos y contemporáneos que permitirán a los participantes descubrir sus estructuras y estilo.

Contaremos además con la presencia de reconocidos escritores invitados quienes compartirán sus experiencias literarias con los participantes.

LUGAR: Editorial Casatomada / Av. Mariátegui 1600, Jesús María.
HORARIO: sábados de 4:00 p.m. a 6:00 p.m.
DURACIÓN: 8 Sábados (dos meses).
INICIO: sábado 6 de junio COSTO: S/.100 mensuales.
INFORMES: 261 – 7050, 988 939 974
E-mail: rcasatomada@gmail.com

miércoles, mayo 20, 2009

En Arequipa

La Universidad San Agustín de Arequipa me invitó, junto a los poetas Giancarlo Huapaya y Diego Lazarte, a leer nuestros cuentos y poemas en la facultad de letras. Como no hay mucho tiempo para el Internet, posteo la foto y en breve les contaré sobre el programa de dfusión de los libros y promocion lectora y sobre el viaje que acabamos de emprender hace unos días, pasando por Bolivia, hasta Buenos Aires.





Diego Lazarte, Gabriel Rimachi Sialer, Giancarlo Huapaya. Arequipa, paseo de los jardines.

viernes, mayo 08, 2009

La venganza de los puercos

Me enviaron al mail esta imagen que, como dicen, dice más que mil palabras. En fin, a ver si se ríen tanto como yo. Saludos!

martes, mayo 05, 2009

LA ESTAFA DE LA SEMANA: UNREST (Los que no descansan)

Para los que llegamos a ver a mediados de los 80 la estupenda película “La noche de los muertos vivientes”, y que seguimos el cine de terror cada vez con menos ganas (ya nada asusta después de Martes 13 parte 14 o toda la sarta de cintas donde el terror se reduce a un festival de sangre que más tiene de pésimo Gore que de cine de terror) hemos asistido con los años a una degradación del género que ha mutado en estafa. Esta vez, “Los que no descansan”, ha sido publicitada como una cinta que usa “cadáveres reales” (¿de cuándo acá es necesario ese dato en una cinta de terror? A Kubrick le bastó el rostro desquiciado de Nicholson en The Shining y un niño en un triciclo para pegarnos de pánico en la butaca). La historia es simplona: unos estudiantes de medicina realizan sus prácticas de disección de cuerpos, pero un grupo recibe el cuerpo de una mujer que aparentemente ha sido acuchillada. La chica de ese grupo de 4 estudiantes, cuyo nombre no recuerdo y tampoco interesa, “percibe algo raro” en ese cadáver, una “señal” que “la trastorna”. La trama por demás es estúpida y haría falta una categoría por debajo del bodrio para poder clasificarla. Gags sin sentido basados en la “sorpresa”, el susto fácil; la interna que a falta de recursos económicos tiene que dormir en un cuartucho de la morgue (¡!) y oye sonidos raros, unos cadáveres almacenados en una pecera gigante de formol que aumentan día a día, son el único recurso con que cuenta esta pobrísima, lamentable y deleznable cinta que apela al asco de los espectadores más que al juego psicológico: escenas explícitas de disección, un pedo que se le escapa a la muerta, un brote de líquido pulmonar, exponer los órganos internos del cuerpo humano... muestran el pobre nivel de estos realizadores (nombre grande además para este director) y nos ponen a pensar con cierta rabia en por qué en lugar de traer cintas americanas no proyectan las brillantes cintas japonesas que al salir te obligan a dormir con la luz prendida. Salvo excepciones recientes como “Sexto sentido”, “El final de los tiempos”, “Gótica” y un par más, el cine de terror americano está cada vez peor. Una verdadera lástima botar a la basura el costo de la entrada, que bien pudo haberse invertido en un trío de buenas cintas piratas.
PD: pensaba escribir un texto más largo, pero esta cinta no merece ni una palabra más.

AH1N1

Cada cierta cantidad de años un suceso mundial sacude al mundo y obliga al hombre (pobre animal racional que nunca termina de aprender de sus errores) a pensar sobre el efecto que sus actos causan en la naturaleza. A comienzos del siglo XX la viruela negra se llevó a casi 10 millones de personas en el mundo. En la década del 50 una fiebre de influenza hizo lo mismo en Asia, cobrando la vida de 20 millones de seres humanos. En los años 80 sucedió algo igual en China, con una cantidad semejante de víctimas. Claro que estas cantidades son “estimados”, pues nunca se llegó ni se llegará a saber la cantidad exacta, debido a factores de riesgo como el calor, que pudre los cuerpos, los entierros apresurados en los pueblos más lejanos, los muertos que no se declaran por el dolor de las familias... Todo esto me viene a la mente luego de ver la cantidad de reportajes que sobre la mal llamada “Gripe Porcina” se han realizado en los últimos días, pues este virus es una “variante” o “mutación” de la gripe aviar, la porcina y la humana, según explican los científicos norteamericanos. ¿Mutación? ¿Acaso los virus mutan tan drásticamente de una especie a otra? No lo sé, y aunque he preguntado nadie me da respuesta. Lo cierto es que en Perú dicen que no hay infectados con el virus A-H1N1, que no hay que temer y que no hay que desesperarse por comprar mascarillas, pero ayer, viendo un reportaje sobre un infectado extranjero que estando en México había sido aislado para evitar la propagación de la enfermedad y que se quejaba de “estar como si estuviera preso” (¿qué querías, che, que te dejaran suelto para que contagiaras a más personas? Es horrible el aislamiento, no lo dudo, pero en esos casos no queda otra), el caso es que cuando presentó los primeros síntomas, familiares suyos corrieron a las farmacias para comprar los medicamentos y no encontraron ninguno: el gobierno los había adquirido todos para poder enfrentarse al virus. Me parece bien, total, es responsabilidad el Estado y de su dependencia competente (en nuestro caso el Ministerio de Salud) el ver por el justo abastecimiento de medicamentos para enfrentar a posibles pandemias y evitarlas. Eso fue lo que pasó allá en México, pero acá salió el Ministro a decir que en el Perú existían tan solo 5 mil dosis para una población de casi 30 millones de personas. Y ante semejante declaración me pregunto: ¿y aún así somos tan imbéciles para darnos el estúpido lujo de permitir los “vuelos humanitarios” que traen personas desde México que posiblemente tengan el virus? ¿Y teniendo 5 mil dosis para enfrentar un virus que se propaga con un simple estornudo? A menos que humanitario sea sinónimo de cojudo no entiendo la razón. Sólo espero que no lleguemos a necesitar ni una sola de las dosis, ni una sola de las mascarillas, y que todo esto despierte en nosotros la conciencia de que en estos casos, los primeros en morir son los que menos recursos tienen, y que, a pesar de ser testigos de semejantes amenazas, aún no desarrollamos una cultura de prevención que hace ya mucho tiempo necesitamos.