sábado, diciembre 31, 2011

Balance a lo Bridget Jones


No puedo quejarme de este 2011, es verdad. He viajado mucho, me publicaron 24 mil ejemplares de uno de mis cuentos, me enamoré, viajé para descubrirme nuevamente ansioso, superé (espero) mi miedo a los aviones, colaboré en la edición de varios libros de nuevos colegas de oficio, tuvimos nuestro primer stand propio en la Feria Internacional del Libro, publiqué algunos cuentos en formato PDF para descarga gratuita, aprendí a consolidar mi soledad de vivir solo, amé a distancia, aprendí una nueva canción en mi vieja guitarra, cociné para mis amigos, me embriagué algunas veces, lloré en silencio mis soledades, aprendí a cocinar platos que antes me parecían imposibles… perdí un buen amigo, me gané pleitos ajenos, me hice fuerte, lloré, cómo no, sentado solo en mi estudio frente a un teclado… leí 73 novelas, muchas de ellas pésimas, pero las buenas me llenaron de alegría y ambición (de escribir, si se entiende), le enseñé a un amigo algunas cosas sobre edición, enseñé lo poco que sé en mis talleres, conocí más personas, vi crecer a Joaquín, compré mi primer frigidaire, vi perder a mi selección luego de haber cocinado lechón al horno para celebrar un triunfo que nunca llegó, entrevisté en vivo a Oswaldo Reynoso, viajé al norte con amigos escritores en una aventura literaria inolvidable, llegó Dantés, mi perro cruce de Fila con Pit Bull a la casa, volví a la bicicleta, amé a una mujer, odié las distancias, escuché nuevas canciones, lloré por Pierina, escribí tres nuevos cuentos, perdí varios premios, celebré en soledad mi soledad, cumplí 37 años en compañía de amigos inesperados (gracias), aprendí a bailar salsa con Violeta, confirmé mi adicción a las Pilsen verdes, paseé en bote con Cecilia, me reconcilié con mi amigo luxemburgués, bebí en San Felipe con un antiguo amigo, escribí un cuento para niños, tomé miles de fotos con una cámara que luego me robaron en un restaurante, me dejaron criticar cine en la web más odiada y querida del espectáculo, me decepcioné de varios amigos, decepcioné a varios amigos, vi llorar a mi madre, me reconcilié interiormente con mi padre, quise más a mis hermanos, me caí en la pista volcando la bicicleta, hice el amor una vez cada quince días (algunas veces una vez al mes), fracasé en muchas cosas: aprendí de eso, salí en una antología con un cuento sobre la época del terrorismo, envié encomiendas al extranjero, decepcioné a dos personas a las que aún estimo mucho (y con las que aún estoy en deuda), regresé a Arequipa, ciudad maravillosa y donde me encantaría vivir, rescatamos a Domingo de Ramos de las bravas aguas de Punta Negra, reímos mucho luego, reí mucho en este 2011, compartí penas y alegrías con mis amigos más cercanos, conocí nuevos amigos, perdí un amor, fui mucho al cine, aprendí la diferencia entre el algodón y lo sintético, recibí mensajes insultantes, puse mis segundas luces navideñas, maldije las distancias, insulté a muchas personas (nunca me escucharon), vi todo Fellini, me quedé atrapado en un ascensor, tuve que pedir varias veces disculpas, cometí muchos errores, cometí algunos aciertos, terminé mi nuevo libro de cuentos (ya era hora), me embarqué en decenas de proyectos, pedí dinero prestado, aprendí lo maravilloso que es el caldo Maggi con agua caliente cuando hace frío y no hay dinero, abracé a mi abuela, la vi reír, comí mucho helado, aposté a los caballos, dediqué un cuento, perdí varios negocios, aprendí a ser tolerante (aún me cuesta), me enseñaron con una sonrisa que a pesar de todo lo malo las cosas pueden terminar bien, decepcioné a una amiga y a su esposo, me perdí muchas veces, me encontré algunas, caminé mucho, visité a un amigo terminal, no fui a su entierro, fui a pescar, me reencontré con amigos perdidos, prometí más de la cuenta, abandoné el facebook un mes, aprendí a jugar Play Station, fui a varios conciertos, lloré de emoción en el concierto de James, extrañé mucho a una mujer, y ahora, con todo lo que acabo de recordar, a manera de inventario, creo que puedo decir que fui feliz. Feliz año del fin del mundo para todos, porque algo es seguro: sólo se vive una vez.



jueves, diciembre 22, 2011

Y el punk nació en Lima, Perú


"Ni en Londres, ni en Nueva York, ni los Ramones, ni los Sex Pistols, el punk nació en Latinoamérica y cantado en español". Esa es la sentencia del nuevo 'Diccionario de Punk y Hardcore (España y Latinoamérica)' publicado por la Fundación Autor y coordinado por Zona de Obras, editorial dedicada a la música y la cultura iberoamericana.
En sus páginas se plantea que la fundación del punk se debe al grupo peruano Los Saicos, "héroes anónimos de un género que cambió la historia del siglo XX" con sus canciones urgentes, letras como cuchillos y ritmos atropellados.
Añade el Diccionario que todo comenzó en 1964 en la ciudad de Lima, cuando Los Saicos tocaron los primeros ritmos punk. Así lo señala la placa que la Municipalidad de Lince, barrio natal del grupo peruano, mandó colocar en 2006.
Por otro lado, en una historia de similares características y complicada confirmación, se asegura que el término punk se utilizó por primera vez en 1971 en la revista Creem, para describir el salvajismo musical de los méxico-estadounidenses Question Mark & The Mysterians.
Este libro alberga las confirmaciones y contradicciones propias del punk y el hardcore, registra momentos increíbles, inéditos e igualmente conocidos por la música popular contemporánea iberoamericana.
Además de repasar el trayecto que recorrieron ambas 'movidas', se describe a los artífices, se reviven anécdotas y se repasan escenarios que confeccionan esta historia tan legendaria como urgente, que trata de abarcar incluso lo inadmisible.

TOMADO DE EL MUNDO (CLICK AQUI)




jueves, diciembre 01, 2011

Mi último beso a Wilde


Dejar flores en una tumba, libros, fotografías, poemas escritos en una servilleta, velas encendidas… un beso, son muestras de cariño o admiración que el recuerdo provoca en quienes visitan a alguien que ha significado algo en la vida de uno. Me pasó en el Père Lachaise cuando, entre la locura que es ese laberinto plasmado en un plano lleno de nombres de personalidades que han marcado nuestro tiempo, descubrí con asombro y alegría, la tumba de Oscar Wilde. El monumento que representa a un hombre alado sobre una base de granito, estaba casi completamente cubierto de marcas de besos de cientos de visitantes (en su mayoría mujeres, dicen, suponiendo que uno sería incapaz de pintarse la boca para dejar su marca ahí, en la tumba de uno de sus escritores favoritos e inmortales), a pesar de estar prohibido. Decía Hemingway que quien tiene la suerte de conocer París en su juventud sabrá que París lo acompañará siempre, porque París siempre será una fiesta. Y es verdad. La fiesta alegórica que el recuerdo trae esta mañana soleada me provoca una sonrisa, recordando aquella tarde en que, en mi masticado francés, le pedí a un par de Georgianas que me prestaran su lipstick, para poder también dejar mi recuerdo. Entre risas y silencios, caminé buscando un espacio con los labios rojos, casi rodeé la estructura, hasta que ahí encontré un espacio, que sé que esperaba por mí (porque las cosas les pasan a quien puede contarlas), y quedó el recuerdo. Una sola vez se vive en la vida, y una segunda vez jamás tendrá el mismo sabor e intensidad que la primera: “Un beso puede arruinar una vida” decía Wilde, ahora un beso podría arruinar su tumba.

Dice la nota en BBC Mundo:

Una pared de cristal se interpone entre la tumba del escritor Oscar Wilde y los besos de sus admiradoras. A pesar de que existía una multa de hasta US$12.000 para quien besara la sepultura, la piedra solía estar llena de decenas de siluetas de labios. La tarde está tranquila en el cementerio del Père Lachaise de París. A pesar del frío de un día gris, turistas y parisinos pasean bajo los árboles que el otoño de la capital francesa dejó sin hojas.
En la calle Carette del cementerio, muchos de ellos se detienen frente a una tumba especial que todos los mapas del lugar señalan. Aquí es donde descansa el famoso escritor irlandés Oscar Wilde: una tumba de piedra clara, coronada por una estatua realizada por el escultor estadounidense Jacob Epstein.
Desde este miércoles el público no se puede acercar. La tumba está protegida por el muro de cristal. Ahora parece como nueva. El gobierno irlandés acaba de pagar su remodelación para quitar las huellas rojas que dejaban las admiradoras del autor al besar la piedra.
En la placa se lee el siguiente mensaje: "La memoria de Oscar Wilde se debe respetar. Por favor no desfigure esta tumba. Es un monumento histórico protegido".
Una turista se acerca. "Ya he estado aquí. Mira como quedó", le dice a su amigo. "Antes esta tumba estaba llena de besos. El mío estaba por aquí me parece", comenta al señalar un lado de la piedra.
Al parecer, la grasa contenida en los lápices de labios usados dañaba el monumento, y cada limpieza provocaba la erosión de la piedra, que se volvía porosa. Para luchar contra el fenómeno, se ha instalado un cristal hasta media altura, que impide tocar la tumba.
Pintura de labios 'corrosiva'
Aunque algunos reconocen que es una costumbre un tanto rara y macabra, la mayoría de los turistas parecen decepcionados por el cambio. Entre ellos, Kylie, una australiana de 27 años, que decide tomarse una foto delante del monumento, fingiendo pintarse con lápiz de labios.
El periodista británico Merlin Holland, nieto de Oscar Wilde, durante la inauguración de la "nueva" tumba del escritor.
"La primera vez que vine no había besado la tumba. Pensaba hacerlo hoy pero ya no es posible", le cuenta la chica a la BBC. "Me gustaba más antes, tenía más personalidad. A mí me parece que le hubiera gustado más a Oscar Wilde tal como era antes", añade la gran amante del autor, conocido por su homosexualidad, que le valió una condena a dos años de cárcel.
Al final, sólo el guardia parece estar satisfecho por la medida. Thierry lleva cinco años trabajando en el cementerio. "Antes, cuando pasábamos por esta calle, muchas veces veíamos a mujeres besando la tumba. No entiendo porqué, supongo que una lo hizo y las demás siguieron el ejemplo", explica.
"Nosotros sólo les explicábamos que no podían y que era muy caro limpiar. Pero no entendían porqué otras lo habían hecho y ellas no tenían este mismo derecho. Además, la mayoría eran turistas y no entendían lo que les decíamos", añade.
Sin duda, los verdaderos amantes de Oscar Wilde conseguirán nuevas formas de demostrarle su afecto al autor del Retrato de Dorian Gray. Mientras alguien ha dejado una flor amarilla en el suelo, otros han preferido continuar con la costumbre del beso. El tronco del árbol que parece estar vigilando la sepultura ya lleva marcas de besos.

CONTINUAR LEYENDO AQUÍ


Y aquí, para matizar la noticia, el corto de Wes Craven Paris, Je T´aime que transcurre en el cementerio Pére Lachaise y que incluye la tumba de Oscar Wilde, en homenaje a los 111 años de la muerte del universal escritor. De nada.

miércoles, noviembre 30, 2011

La maldición del oro Inca (para tener las cosas más claras que agua con mercurio)

Mercurio en el agua

"Después del derrame de mercurio a lo largo de un buen tramo de una carretera angosta a la salida de la mina, Newmoont decidió investigar qué estaba pasando en la mina (Yanacocha), y envió a Larry Kurlander de vuelta al Perú para conducir una auditoria ambiental".
- Habían temas de agua, temas de aire, de caminos, de salud, todo fuera de las operaciones de la mina. Dicen Kurlander.
Obtuvimos una copia de la auditoría que Kurlander y su equipo produjeron, una auditoría que encontró graves problemas de prioridad en la mina. Muchos de los hallazgos confirmaron las quejas de los habitantes de que su agua estaba contaminada y de que sus peces estaban desapareciendo. La auditoría también encontró que los desperdicios de roca en la mina se han convertido en suelo ácido. De hecho, los hallazgos eran tan serios que Kurlander en un memo advirtió que los directores ejecutivos podrían ser sujetos de “investigación judicial y ser encarcelados”.
Entrevistador: La compañía dijo que operaba en el extranjero bajo los mismos estándares que en los Estados Unidos, ¿correcto?
Kurlander: Sí.
Entrevistador: ¿Estaban ellos haciendo eso en el Perú?
Kurlander: No.
Entrevistador: Fueron estas violaciones menores?
Kurlander: No
Entrevistador: ¿Qué estándares estaban utilizando?
Kurlander: Tendrías que hacerles la pregunta a ellos, pero estos no eran los estándares de los Estados Unidos y no eran los estándares peruanos.








Peru - The Curse of Inca Gold. A FRONTLINE/World co-production with The New York Times - Year: 2005

sábado, noviembre 12, 2011

Sube el volumen

Hasta luego, doc


Hace un tiempo te dije que si necesitabas ayuda sólo tenías que coger el teléfono, marcar mi número y que saldría volando para cogerte del cuello y volverte a internar. Me llamas de madrugada con la voz quebrada, me dices que es la última vez, Gabriel, te juro hermanito que es la última vez. Te digo que vayas a tu casa, llames a tus viejos, qué sé yo, que dejes de sentirte más mierda de lo que ya te ves. Pero no. Estás en la puerta de mi edificio, con las piernas que te tiemblan y la mirada desorbitada. Tienes el polo con la parte del pecho completamente vomitada y los mocos ya tiesos pegoteados todos de blanco. Estás hecho un desastre. Quinta vez que te escapas. Ya conozco tu proceder: entrarás, me pedirás el baño, te lavarás la cara, tomarás un sorbo de agua de azahar para contener la basura que empieza a despegarse de tu columna y que atraviesa tu estómago para hacerte sentir más basura de lo que ya te sientes. Te echas en el sofá, llamo a Martín, viene volando también, algo tenemos que hacer contigo. Empiezas a sudar frío, te cubro con una frazada, empiezas a llorar nuevamente como un niño. Tu pie derecho se agita desesperadamente, buscando tal vez todos los pasos que ya perdiste y que jamás recuperarás, miras a todos lados y sólo me vez esperando a que Martín llegue con el carro para meterte en el asiento delantero, asegurar el cinturón de seguridad y llevarte del Centro de Rehabilitación… otra vez. No creo que me canse de ayudarte cuando lo necesites, pero no creo que mi corazón soporte verte otra vez con el tono de la piel gris, las ojeras hundidas hasta el alma, que ya perdiste, tu guerra interior por recuperar tu vida, que no volverá, los amigos que siempre te llenan de coca porque eres incapaz de alejarte de ellos y de toda esa mierda que no hace más que hundirte, y porque aún me parece increíble que no sepas decir “no”.
El auto llega, Martín ha venido con Jhonny, saltas del sillón, me miras pero sabes que no queda otra opción, nadie se va a drogar contigo sólo para que te sientas “mejor”. Nadie. Te agarramos entre los tres, forcejeas, juras que no volverá a ocurrir, que por favor te soltemos, sólo quieres un trago, lloras más fuerte, te abrazas a las piernas de Jhonny, Martín se cubre la cara para evitar el llanto. Se me parte el alma de verte así, tan gris. Martín te agarra del cuello, casi te asfixia, te saca del departamento, Jhonny lleva una bolsa con tus cosas, sabe Dios de dónde las ha sacado. Bajan mientas termino de cerrar con llave mi puerta, para que nunca más vuelvas a entrar así, para que nunca más recuerdes mi dirección y te aparezcas así de madrugada otra vez, cada vez peor, a mostrarnos que el vicio ya se llevó tu voluntad y que no quieres en realidad curarte. Me pediste que te escribiera algo, eso estoy haciendo. Volver a firmar papeles en rehabilitación, autorizar tu ingreso mintiendo que eres huérfano por enésima vez, ya no es anecdótico: es irremediablemente doloroso y cruel, y ya no queremos volver a verte así. Imagino que cuando leas esto te sentirás como un perro, aunque tal vez no. La droga te ha convertido en un cínico que, a pesar de todo, aún conserva algunos buenos amigos, aquellos que nos vestimos de madrugada y salimos de nuestras casas (tan lejanas una de otra) para intentar salvarte la vida: una vez más. Hasta que un día, mi muy querido amigo, no encuentres sino silencio tras nuestras puertas, y en medio de aquella soledad, no halles siquiera una puta palabra de consuelo para lo que quieras compartir. Ya no estaremos más, anoche nos partiste el alma a todos. Y anoche decidimos dejarte ir. Estás sólo ahora, no puedes arrastrarnos a tu mundo de desesperanza y oscuridad porque no queremos estar ahí. Ya te hemos ayudado hasta cuando no podíamos. Ayer fue demasiado. Has perdido a tu familia, tu casa, tu dinero, tus verdaderos amigos, a “ella”, la moto que tanto envidiamos, el auto después… te has perdido a ti mismo. Y al parecer no tienes intenciones de recuperarte. Como este blog sé que lo leerás, te escribo para despedirme, a nombre de todos en realidad: ver cómo te aferrabas a las rejas del centro gritando a voz en cuello que no te dejáramos, con el rostro bañado en lágrimas y vómito, ha sido demasiado. Y aunque nuestros corazones siempre estarán contigo, lo de anoche ha sido lo último que haremos por ti. O te ordenas o te quedarás completamente solo. Lo lamento, amigo mío, pero ya es hora que enfrentes tus peores demonios tú mismo, sin aprovechar la buena voluntad de los demás en ayudarte. Pelea, da pelea, y sal redimido. Acá estaremos entonces, pero por ahora ya no cuentas con nadie más. Creemos que es lo mejor para ti. Están solo tú y tu guerra.


sábado, octubre 01, 2011

Para asustarte mejor

En un esfuerzo por promover la lectura, el diario Correo acaba de lanzar desde el martes 21 de setiembre la segunda temporada de su estupenda colección "Sobrenatural", dirigida por el escritor Javier Arévalo, donde 8 escritores escriben historias para matarte de miedo. Sólo son ‎300 mil ejemplares lanzados a nivel nacional, a sólo S/.3.50. Corre que se agotan!!!


domingo, agosto 28, 2011

Juan Ramírez Ruiz: su vox existe... (audio inédito)

Juan Ramírez Ruiz, Jorge Pimentel y Enrique Verástegui

Juan Ramírez Ruiz, conspicuo representante de la poesía peruana surgida en la década de 1970, nació en Chiclayo (Lambayeque) en 1946. Falleció en junio del 2007. Su muerte, producto de la locura, fue más que poética: atravesó el tiempo y las almas buscando a los amigos también ya muertos. Así es la poesía cuando lo grandes poetas se van: para siempre.
Junto con Jorge Pimentel fundó el Movimiento Hora Zero que es reconocido como el mayor esfuerzo para democratizar la poesía en el Perú y, también, en Latinoamérica. Ambos poetas suscribieron el Manifiesto Palabras urgentes que fue, en realidad, la partida de nacimiento del proyecto que junto a muchos otros poetas y artistas pusieron en práctica.
Ramírez Ruiz es también autor del ensayo El poema integral a través del cual definió las características principales de la nueva poética. Publicó los siguientes libros: Un Par de Vueltas por la Realidad (1971), Vida perpetua (1978) y Las armas molidas (1996). Su poesía es una de las más ambiciosas que se hayan escrito en Latinoamérica; y es, probablemente, el único y solitario esfuerzo por poner en práctica la propuesta que él inauguró: el poema integral. Otros escritores peruanos como Tulio Mora, Enrique Sánchez Hernani, Rodolfo Ybarra, Armando Arteaga, Bernardo Rafael Álvarez y Freddy Roncalla han escrito ensayos resaltando la obra de este poeta.
Aparece en diversas antologías nacionales y extranjeras. Y, sin duda, merece ocupar un lugar preponderante en la historia literaria de Latinoamérica.



lunes, agosto 08, 2011

En el día del "orgasmo femenino"

Vibrador Chatanooga (1904), usado médicamente para estimular a la mujer.

El orgasmo sobrenatural
“¿Cuántos penes tiene el diablo?”, preguntaba el inquisidor a la ‘poseída’. “¿Y de qué tamaño son?” La “endemoniada”, acusada de queveres con el diablo -espasmódica y convulsa- era castigada. La mística tenía sus queveres con Dios, igualito de espasmódica. Era una santa. La Malleus Maleficarum, editada en 1486 definía a las brujas: “secta de mujeres que tienen como objetivo dañar a los hombres”. Las brujas podían causar impotencia e, incluso, “despojarlos de su miembro viril”. El origen de la brujería estaba “en la pasión carnal que es insaciable en esas mujeres”.
Hablar de “posesiones”, si se trataba de endemoniadas, o de “raptos”, si se trataba de místicas, era referirse a mujeres ocupadas por una fuerza sobrenatural imaginada en masculino, que las arrojaba fuera de ellas. Hacia un más allá de lo humano. Nada que agregar en el caso del “éxtasis místico”: Dios es todopoderoso, y nadie duda de la luminosidad del “rapto”. Aterrador en el caso de las “poseídas”, comisionadas para encarnar un fantasma primordial asociado a la sexualidad femenina: su posible y amenazante insaciabilidad. ¿De cuántos penes necesitará el diablo para apaciguar a una mujer presa del furor uterino?, ¿y de qué tamaño?

El orgasmo exorcizado
En 1514, en España, tuvo lugar el exorcismo de Inés de Moratalla: “E que después destas pláticas vino un espíritu muy recio y entró en el cuerpo Della gimiendo e le disformó el cuerpo y el gesto e ojos, y empezó a hacer grandes molestias y vexaciones… E que entonces dicha moza dio voces diciendo tres veces: ‘Vení diablos… fuera de su sentido, haciendo muchos visajes”. (Adelina Sarrión, Beatas y endemoniadas). A los dieciséis años, hizo votos de castidad la beata Marina de San Miguel (1596). Sufría “una tentación sensual de la carne desde hacía quince años la cual la obligaba a esos contactos deshonestos hechos con sus propias manos en las partes vergoncossas venia en polucion diciendo palabras deshonestas probocativas a lujuria”. Cuando se encontraba con su amiga: “de hordinario cuando se vian se besaban y abracavan y esta… le metia las manos en los pechos, y vino esta en polucion diez o doze veces las dos dellas en la Iglesia” (Mary E. Giles, Mujeres en la inquisición).

El orgasmo místico
Así de excesivas –intercambios carnales excluidos– fueron las grandes místicas. Santa Teresa atravesaba pasos en el éxtasis, hasta alcanzar “la séptima morada” de la “unión transformante”. La “morada equivalente al cielo”, con la experiencia de “la pérdida de sí y de la unión”. “El alma… no puede ni avanzar ni recular. Diríamos una persona, que sosteniendo en las manos el cirio bendito, está cercana a morir de su muerte deseada”. La metafórica petite mort. ¿Será? Meras interpretaciones ante la sensualidad de los raptos. En el caso de santa Ángela: “La delectación del espíritu santo transformaba su carne en fuego, vi sus ojos ardientes como la lámpara del altar, vi su figura parecerse a una rosa púrpura”. (Jean Nöel Varnuet, Extases feminines)

El orgasmo mítico-invisible
La historia no registra los orgasmos de Lillith, la primera mujer, sino sus consecuencias. Dejó de ser amante de Adán. La sustituyó Eva. Lillith –la inventora del amor a horcajadas– se despeñó galopando de los textos sagrados. “¿Por qué castigaron a Lillith?”, preguntó Eva. Silencio. “Quiero su gozo”. Luego ya sabemos. La manzana. “¿Cómo goza una mujer?”, insistió Eva. Le respondieron: “Parirás con dolor”. “¿Y eso qué tiene que ver?”, dijo Eva. Si no las controlaban, Lillith y las de su sexo representaban un problemón para la humanidad. Eran las madres de sus propios hijos, y las madres de los hijos de los hombres. La filiación femenina era rotunda. La masculina no.

El orgasmo útil o inútil
“Tenemos prostitutas para los placeres de la carne, hetairas para los placeres del espíritu, y esposas para cuidar la casa y darnos hijos”. El cunnilingus era el colmo de la ignominia para un ciudadano: “poner su boca al servicio de una mujer”. ¿Y el orgasmo femenino? La sexualidad era un instrumento para la procreación, el valor del orgasmo dependía de una pregunta esencial: ¿Sólo la eyaculación es indispensable a la procreación?
Aristóteles (384-322 a. C.) aseguraba que la mujer se embaraza por la “semilla” masculina, que a partir de la eyaculación penetra su cuerpo y se mezcla al torrente menstrual. No hay “semilla” femenina indispensable a la procreación. “Sucede que los dos sexos obtengan su objetivo simultáneamente y la mujer no se embarace”. Según Galeno, (siglo II) la mezcla de ambas semillas emitidas —de preferencia— simultáneamente, producía el embrión. El orgasmo femenino era indispensable e inquietaba la feminidad insatisfecha, la histeria o “exceso de semilla en el útero”. La acumulación desataba el nomadismo del útero a través del cuerpo. Era necesario regresarlo a su posición original con masajes clitoridianos.
Soranus (siglo II) escribió en un tratado que el orgasmo femenino no era imprescindible para la procreación, ni siquiera el deseo: “Las mujeres violadas también quedan encinta”. Entre los poetas romanos, Lucrecius (98-75 a. C.) escribe: “No les son necesarios a las esposas los movimientos lascivos, pues ella se estorba e impide la concepción. Si retozona aviva con el movimiento de las nalgas el placer del marido y, removiendo su cuerpo, hace brotar su semen, desvía del blanco el chorro del semen. Las putas son las que por su propio interés realizan estos movimientos para no quedar embarazadas, y para que el placer del coito les resulte a los hombres más intenso”. Olé.
“ La evolución de las ideas que conciernen a la generación podría revelarse como una verdadera historia del orgasmo”, escribió Jean Louis Flandrin. Femenino, claro. Circulaba una tercera postura negociadora: las mujeres se embarazan con o sin orgasmos, pero los bebés más bellos son fruto de la mezcla de fluidos de los orgasmos de ambos.

El orgasmo protocientífico
Llegó la imprenta, las parteras escribieron manuales ligando placer femenino, orgasmo y reproducción. “Cómo obtener un orgasmo exitoso”. En 1559, Colombus “descubre” el clítoris (conocido desde el siglo II) “El sitio del placer femenino”. “Si frotas el clítoris vigorosamente con el pene, o lo tocas con el dedo, semen más suave que el aire vuela, a cuenta del placer femenino”. Fallopius: “Cuando el placer es mayor, la mujer emite una semilla y material deseable para la formación del feto… Sin esta protuberancia… las mujeres no experimentarían placer en los abrazos venéreos, ni concebirían ningún feto”.
En 1740, cuando la princesa María Teresa de Austria no se embarazaba, recibió el consejo de su médico: “Pienso que la vulva de su Muy Santa Majestad debería ser frotada antes del coito”. El “bienestar del embrión” continuaba llamando al orgasmo.

El orgasmo histerizado
Los sacerdotes expulsaban hasta seis legiones de demonios del cuerpo de una mujer, en la cual, después de eso, aún se agitaban diez legiones más. Los manuales de parteras reportaban: el orgasmo femenino iba en picada. Si no era indispensable para la concepción, era prescindible. Ya se sabía que la ovulación era espontánea. “La nueva relación entre generación y placer sexual, o sea, la posibilidad de una mujer sin pasiones, tiene sus orígenes a finales del siglo XVIII”, escribió Thomas Laqueur. “Por suerte, para la sociedad, la idea según la cual las mujeres poseen sensaciones sexuales puede rechazarse como una vil calumnia”, dijo el historiador Lord Acton (siglo XIX). El médico francés Auguste Debay aconsejaba fingir el orgasmo, porque “a los hombres les gusta compartir su felicidad”. Michel Foucault afirma que el siglo XIX convirtió al cuerpo femenino, “histerizado y psiquiatrizado”, en “la ‘cosa’ médica por excelencia”. La enfermedad como sustituto orgásmico. En las sesiones de Charcot las “histéricas se convulsionaban como endemoniadas”.

El orgasmo terapéutico
El Chattanooga, “el Cadillac de los vibradores”, en 1904, era utilizado en la curación de los “desordenes nerviosos” de las mujeres. El tratamiento era ofrecido en consultorio, operado por los médicos. Los vibradores y, antes, los masajes manuales clitoridianos, constituían para muchas mujeres la única manera “legítima” de llegar al “paroxismo histérico”. En 1880, un médico inglés inventó el vibrador electromecánico. El tiempo comprendido entre el inicio de los masajes y el “paroxismo histérico” se reducía a 10 minutos. En 1905 aparecieron los modelos portátiles. Sears publicitaba el suyo: “Ayudas que toda mujer aprecia”. 30 mil vibraciones por minuto (The Technology of Orgasm).

El orgasmo impertinente
Alexander Lowen, en 1965, escribió desde su experiencia médica: “La mayoría de los hombres sienten que llevar a una mujer al orgasmo a través de la estimulación clitoridiana es aburridísimo… si el coito se retrasa, esto impone una restricción a su deseo masculino natural de cercanía, si lo hace durante el coito, el hombre se distrae de la percepción de sus sensaciones genitales, acariciar a una mujer después de haber tenido un orgasmo tampoco funcionaría, ya que le impide disfrutar de la paz y la relajación que son el premio a la sexualidad”. Life is difficult.

El orgasmo liberado-libertario
En Tres ensayos sobre teoría sexual, Freud “explicó” la oposición entre sexualidad clitoridiana o inmadura y sexualidad vaginal o madura. Lo que Jane Gerhard llamó: “la patologización del clítoris. El clítoris se convirtió en el amante descartado en este drama sexual de la adultez femenina sana”. Hitschmann y Bergler, en La frigidez de las mujeres: sus características y tratamiento (1936), afirmaban que cuando el psicoanálisis llevara a las mujeres hacia la vaginalidad orgásmica, “las manifestaciones ridículas del movimiento de mujeres desaparecerían”. Si las mujeres votamos hoy, es gracias a la calidad clitoridiana del orgasmo sufragista. Después llegaron Kinsey, Master y Johnson, El informe Hite. La entrada en escena del Punto de Grafenberg (el punto G), llamado también “La bella loca”.
La muchacha con sus senos desnudos, en la foto de Avándaro. ¿Endemoniada o mística? Su desnudez es una fiesta. De ruptura. ¿Reta o asume? Que su cuerpo es suyo. La muchacha de Avándaro ya es dueña del más efectivo afrodisíaco de la historia de la sexualidad femenina: la anticoncepción con altos niveles de seguridad. (María Teresa Priego. Tomado de Letra S, número 112, noviembre de 2005)

martes, julio 12, 2011

La historieta más famosa de la historia por fin al cine


En 1928, el abate Norbert Wallez, director del diario belga Le Vingtième Siècle, decidió crear un suplemento semanal dirigido al público infantil y juvenil. Confió entonces la dirección de este suplemento a uno de sus empleados, Georges Remi, quien en 1924 había empezado a utilizar el seudónimo por el que sería mundialmente conocido: Hergé. Motivado por la coyuntura mundial y su espíritu aventurero, Hergé crea la historieta Las aventuras de Tintín. Desde su primer número, publicado en noviembre de 1928, la serie conoció un éxito sin precedentes, convirtiéndose así en una de las más influyentes series europeas de historieta del siglo XX. Se calcula que se han vendido más de 200 millones de libros en más de 60 idiomas, sin contar las ediciones piratas. Las aventuras del personaje de Hergé son además objeto de culto y de coleccionismo en todo el mundo. Es famosa la frase de Charles de Gaulle, según la cual su único rival en el plano internacional era Tintín.
Acompañado siempre del famoso capitán Haddock y su inseparable mascota Milú, recorren el planeta en busca de aventuras, llegando incluso a venir al Perú en busca del profesor Tornasol, que había sido raptado por haberse atrevido a ponerse la pulsera de la momia del inca Rascar Capac. Tintín descubre al profesor en el carguero Pachacamac, pero no logra liberarlo. Las pistas les llevarán entonces a hacer un largo viaje en compañía de Zorrino, un chico indio, recorriendo los Andes y la selva hacia un templo secreto de los incas.


Pues bien, para felicidad de todos sus fanáticos lectores (de todas las edades) Tintín llega por fin a la pantalla grande y será el joven actor Jamie Bell (que saltó a la fama al encarnar a "Billy Elliot" en el año 2000), quien pondrá el rostro al famoso reportero juvenil en la película que dirigirá Steven Spielberg. Bell estará acompañado por Daniel Craig, el último James Bond, quien interpretará al malvado Red Rackham en la primera aventura de la anunciada saga cinematográfica, Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio, que será filmada también en formato 3D.
Los dos actores, que volverán a compartir cartel después de su participación en Defiance (2008), destacan en el reparto que compartirá roles con Andy Serkis (Gollum, El señor de los anillos), Toby Jones (Capote) y Mackenzie Crook (Piratas del Caribe). Spielberg dirigirá la cinta y también desempeñará tareas de producción junto a Peter Jackson, director de El señor de los anillos, y Katheleen Kennedy, habitual en los proyectos de Spielberg desde E.T. El extraterrestre (1982).
Prepárense todos entonces para sucumbir a los misterios y la intriga que se suceden en cada una de las entregas de Tintín, un héroe con el que todos, alguna vez, soñamos ser.





lunes, julio 11, 2011

I've Told Every Little Pumpkin (Linda Scott vs Smashing Pumpkins)



Para arrancar bien esta semana; y para no olvidar, cómo olvidar, todo lo intensamente vivido el fin de semana.

sábado, julio 09, 2011

Descanse en paz, Facundo Cabral

"El día que yo me muera no habrá que usar la balanza, pues pa velar a un cantor, con una milonga alcanza..."

jueves, junio 30, 2011

Tour de force: nueva entrega, nuevo formato.


Invitado por Alex Alejandro a participar del singular proyecto "Literatura en PDF", que convierte el papel en bites, la web OhCultos lanza esta noche la edición digital de una serie de cuentos, ya publicados en edición impresa, que he reunido bajo el título de "Tour de force". Se trata de una selección de cuentos que he ido escribiendo a lo largo de estos años y que han salido en "Canto en el infierno", "El color del camaleón", y algunas revistas universitarias. Espero lo disfruten, lo comenten, y lo compartan: la descarga es gratuita.
Para acceder al libro, pincha AQUI (luego en la foto del libro, y listo).

lunes, junio 20, 2011

Lo que sé / Jorge Semprún (Tomado de Radar Libros)


No soy un auténtico español, ni un auténtico francés; no soy un escritor, ni soy un político. Soy sólo un superviviente de Buchenwald.
He visto cómo algunos de mis compañeros en el campo se extinguían poco a poco. A las cuatro de la mañana suena la sirena. Ha pasado la noche. Te levantas, vas al baño, te lavas con agua fría. Después ves al camarada que desde hace seis meses duerme a tres filas de distancia. Lo observas, y su mirada ha cambiado durante la noche: mira como un musulmán. Yo sobreviví. Por casualidad. Era fuerte y bastante resistente. Llegué al límite de la extenuación, pero me quedé a este lado. Unos meses más y no sé qué habría sido de mí.
Sobreviví, entre otras razones, por la curiosidad natural de los veinte años. Por la curiosidad de saber qué universo era ése, kafkiano, complicado, con leyes no escritas, pero absurdamente imperativas. La curiosidad es la condición de supervivencia que tanto subraya Primo Levi.
La escritura y los escritores son los únicos capaces de mantener vivo el recuerdo de la muerte. Si no se apoderan ellos de la memoria de los campos de concentración, si no la hacen revivir y sobrevivir mediante su imaginación creadora, se apagará con los últimos testigos, dejará de ser un recuerdo en carne y hueso de la experiencia de la muerte.
En español hay un hermoso verbo que no existe en francés: ensimismarse, entrar en sí mismo. Ortega y Gasset desarrolló toda una teoría al respecto: quien no es capaz de estar consigo mismo, no puede comunicarse con su entorno. En mí eso puede durar veinte segundos, puede ser una cadena de asociaciones que aparece de repente. Puede estar provocada por un recuerdo triste o un miedo repentino. Y entonces me pierdo. No es inquietante recluirse en sí mismo. Esa capacidad, incluso, me ayudó a soportar el campo de concentración.
Hago hacer a mis personajes cosas que yo no pude hacer, pero que podría haber hecho y que podrían haber sucedido. También cosas que me habría gustado vivir. Modifico lo vivido, lo prolongo, escribiéndolo. Coloreo una realidad que apenas era un boceto. ¿Esto es novelesco o un recuerdo? No lo sé, se confunde.
Durante veinte años he intentado ser comunista. Pero no de salón: comunista en lo práctico y en lo teórico, con cargos de responsabilidad, no para presumir de haber estado en los salones de Louis Aragon. Luego, gran parte de mi vida ha consistido en destruir todo eso. No traicionarlo sino destruirlo, en el sentido de dejar de ser un buen comunista para ser un demócrata y un anticapitalista radical.
El capitalismo vive en la crisis y se nutre de la crisis. Las aprovecha para seguir desarrollándose. Ninguna manifestación ni ninguna revolución podrá eliminarlo. Eso sólo podría conseguirlo el propio capitalismo.
La sociedad europea, incluso la mundial, necesita de la izquierda. Las organizaciones y las ideas tradicionales de la izquierda están agotadas, es claro. Pero la posición de izquierda es una necesidad moral, política, casi me atrevería a decir ontológica. Ser de izquierda es para mí el conocimiento de que la sociedad es digna y capaz de mejorar, y la apasionada voluntad de llevar a la práctica ese conocimiento. No se puede cimentar una sociedad exclusivamente sobre la libertad de los consumidores.
Hay que considerar el reformismo una revolución permanente. No es un juego de palabras.
Creemos que la democracia está arraigada en nuestro entorno. Pero si repasamos la historia del siglo XX, vemos que la democracia es algo combatido a diestra y siniestra como el enemigo principal. Y hoy tiene problemas nuevos. La democracia es frágil, capituladora. Se salvó de milagro en Europa.
El amor, es decir, el esforzarse por un diálogo, es más bien cosa de mujeres; los hombres están más bien a solas consigo mismos.
El mal no desaparecerá mientras haya humanidad. El mal es una de las posibilidades que le da al hombre el ser libre, es un subproducto de la libertad humana. Mientras el hombre sea libre, también será libre para hacer el mal. Esta es, para mí, una certeza metafísica.
Yo creo que hay valores por los cuales hay que dar la vida, y la libertad es uno de ellos. Si no arriesgamos la vida por la libertad, seremos esclavos. Si ningún pueblo, sociedad, grupo, minoría, hubiera arriesgado la vida por la libertad, la justicia o la fraternidad, seguiríamos en una sociedad esclavista o no habríamos salido del despotismo oriental.
A mi vida sólo la puedo contar yo. Quizá diga esto por vanidad, orgullo o engreimiento. Pero así es: sólo puedo escribirla yo.
El tiempo transcurre mucho más deprisa cuando eres viejo. Y no me queda mucho. Cuando tienes veinte años y crees que sólo tienes cinco por delante, es casi toda una vida. A mi edad, cinco años no son nada. Y por otro lado, hoy ya no veo los signos de la muerte. Esto genera inseguridad. Antes me encontré con la muerte y pude evitarla. En Madrid, por ejemplo, cuando acudía a una cita, tenía a veces la sensación: podría ocurrir ahora, te va a echar el guante. Ahora la muerte ya no se me muestra. Esa puta se ha enmascarado. Se ha hecho invisible.

--------------------------------------------------------------------------------
Jorge Semprún nació en Madrid en 1923, se exilió con la Guerra Civil y formó parte de la Resistencia francesa hasta que fue detenido por la Gestapo y deportado al campo de Buchenwald, donde sobrevivió dos años hasta la liberación. Militó clandestinamente en España en el Partido Comunista hasta que fue expulsado, en 1964. Por entonces comenzó su carrera literaria. El largo viaje, La escritura o la vida, La montaña blanca, son algunos títulos de entre la veintena de libros que escribió, originalmente en francés. Fue, además, ministro de Cultura de Felipe González y guionista cinematográfico de Resnais y Costa-Gravas, entre otros. Murió el martes pasado en París, a los 87 años.
Las citas están tomadas de diversas entrevistas y artículos, así como de Lealtad y traición, la biografía de Franziska Augstein (Tusquets).

La increíble historia de John Kennedy Toole


La conjura de los necios fue publicada once años después de que su autor, John Kennedy Toole, conectara una manguera desde el tubo de escape a la ventanilla de su auto, en un paraje solitario de Biloxi, Mississippi, en 1969.
La obra aún vive. Se ha convertido en un clásico de culto de la literatura norteamericana. Su protagonista, Ignatius Jacques Reilly, es uno de esos entrañables personajes que, a despecho de la excentricidad, el absurdo y la provocación, termina imponiéndose sobre la realidad. Treintañero adiposo y medievalista obseso, holgazán emérito, masturbador goloso, hipocondríaco crónico, pesimista confeso, renegado católico, zahorí terco y pedorro eximio, Reilly pasa sus horas en compañía de mamá viendo las aventuras del oso Yogui en la televisión, admirando la férrea moral de Batman y escribiendo unas notas dispersas a las que llama “cuadernos Gran Jefe”: una gran invectiva contra el mundo contemporáneo, la democracia norteamericana y “la causa del Clearasil”. Pero un evento desafortunado lo obliga a salir de casa y enfrentar la tragedia más urgente e inevitable del hombre moderno: conseguir trabajo. Una oferta laboral en un diario reclama un “hombre limpio, muy trabajador, de fiar, callado”, a lo que Ignatius vocifera: “¡Santo Dios! ¿Pero qué clase de monstruo quieren?”. En adelante, el mundo de Nueva Orleans cobrará vida a través de los sucesivos intentos de Ignatius por ganarse unos dólares; un mundo donde no se sabe claramente quién es el genio y quién el tonto.
Solo la insistencia de una mamá medio loca y obstinada, convencida de la grandeza de su hijo, permitió que la obra se salvara del completo olvido. Thelma Toole (“la persona más bizarra que jamás he conocido”, según el director de la editorial de la Universidad de Luisiana) acosó a diversos editores hasta lograr que La conjura fuera publicada en 1980, ganando el Premio Pulitzer el año siguiente. Era la segunda novela escrita por Toole (la otra, La Biblia de neón, la escribió cuando tenía dieciséis años).
Rechazadas por distintas editoriales, el autor no llegó a ver ninguna de sus obras en letras de molde. Su intento por publicar La conjura está documentado en la correspondencia que sostuvo entre 1964 y 1966 con Robert Gottlieb, editor de la casa neoyorquina Simon & Schuster: diez cartas son el triste testimonio de un proceso que culminó, a pesar del interés de las partes, con la decisión de Toole de abandonar el proyecto. A partir de entonces cayó en una pendiente de paranoia y melancolía que acabaría con su vida en 1969.
Esta dilatada comunicación epistolar es la historia de un fracaso. En ella el protagonista es derrotado por fuerzas que están más allá de su bien intencionado benefactor. Estas cartas revelan la humanidad conjunta de Gottlieb y Toole en un esfuerzo infecundo por publicar la obra. Son la huella de la génesis y desarrollo del libro, y de la íntima relación entre el autor, el editor y La conjura de los necios.

II
En una carta a su madre, Toole escribió el 11 de junio de 1963 desde Puerto Rico: “¡Vaya civilización espantosa la que existe en esta isla! Ignorante, cruel, maliciosa, egoísta, poco fiable y, a pesar de ello, muy orgullosa”. Fue en esa isla donde comenzó a escribir nuevamente La conjura de los necios. De regreso a Nueva Orleans, ese mismo año, se dedicó a impartir clases de literatura en el Dominican College, un instituto católico para mujeres de la orden de los dominicos, alternando diez horas semanales de clases con la escritura de la novela el resto del tiempo. Por aquella época le confesó a su amigo Sidney Snow, músico de la ciudad, que se sentía aprisionado viviendo en casa con sus padres (aunque solo la abandonaría misteriosamente, sin anunciar su partida, dos meses antes de ser encontrado muerto dentro de su auto), y que trabajaba en el primero de varios libros que planeaba escribir sobre Nueva Orleans.
Toole interrumpió la escritura del libro en noviembre de 1963, tras el asesinato del presidente Kennedy que lo sumió en una profunda depresión, apenas comparable con la que había experimentado tras la muerte de Marilyn Monroe el año anterior (“Sé que suena trillado decir que no podía creer que había muerto, pero así fue. Marilyn Monroe y la muerte son una pareja incompatible… ninguna actriz me hizo nunca tan feliz como ella”, escribió a su madre en 1962). En febrero del 64 retomó el trabajo, lo terminó y lo envió por correo a Simon & Schuster, donde llegaría a manos de Robert Gottlieb.
Simon & Schuster ya se perfilaba como una de las más importantes editoriales del país y Gottlieb, por cuyo escritorio habían pasado las obras de Bruce Jay Friedman, Salman Rushdie, Ray Bradbury, John le Carré, Bob Dylan y John Lennon, era uno de sus editores más prominentes. La comunicación entre ambos comenzó cuatro meses después de la entrega del manuscrito. Algunas de las primeras cartas se perdieron. La correspondencia que se conserva comienza con una nota formal dirigida a Toole por Jean Ann Jollet, asistente de Gottlieb.

CONTINUAR LEYENDO AQUI

miércoles, junio 08, 2011

Qué pena me da mirarte cuando te leo...


Ser racista en un país de mestizos
La siguiente es una nota aparecida en el diario español El Mundo sobre las reacciones que un grupo de personas, iracundas y completamente desubicadas, han tenido al conocer el resultado de las últimas elecciones presidenciales.
...
(Acabo de escribir y borrar un largo texto unas cuatro veces pero mejor dejo que saquen sus propias conclusiones: esta gente vende de nuestro país, la imagen clarísima de un corral de chanchos). Qué vergüenza.

"Ojalá se destruya Machu Picchu"
"Espero que Chile bombardee al Perú. Que se jodan y se queden sin nada. Misios (pobres) de mierda", escribe en las redes sociales de Internet una joven que no es ninguna chilena fanática, sino una peruana indignada porque Ollanta Humala ganó las elecciones y será el próximo presidente de su país.
"Ojalá se destruya Machu Picchu, para que no tengan con qué comer", añade otro usuario, en una "antología" de frases racistas hecha por la página Vergüenza Democrática, que cuestiona ese tipo de comportamientos.
Aunque tras las elecciones la tensión cedió y muchos de los que no votaron por Humala admiten la legitimidad del triunfo y esperan que haga un buen gobierno, algunos sectores de Lima, formados sobre todo por jóvenes de clase media o alta, se niegan a aceptar el resultado y arremeten contra quienes votaron por el izquierdista.
Humala, de ascendencia quechua e italiana, ganó por el voto no limeño. De hecho, en la capital perdió frente a la derechista Keiko Fujimori con un 57% contra un 43%, pero le dio vuelta al resultado al imponerse en el resto del país, sobre todo, con holgura, en los Andes sureños.
"Cholos ignorantes de mierda. Vienen a cagar más al Perú", anota un usuario. "Malditos indios ignorantes". añade otro. "Puneños (gente del departamento andino de Puno, básicamente aymara), muéranse de frío", afirma un tercero.
"Ya nos jodimos, aceptémoslo. Y gracias a los resentidos, acomplejados, ignorantes, terrucos (terroristas), comunistas, que se creen muy dignos votando por él", se lee en otra cuenta.
Para el psicoanalista Jorge Bruce, coyunturas como la electoral hacen que se destape el racismo sumergido en el inconsciente de buena parte de los peruanos. Sociólogos como Sinesio López y Gonzalo Portocarrero atribuyen ese racismo a un rezago colonial.
Esos sectores se niegan a creer que su odiado "cholo fracasado de porquería" vaya a ser presidente. Ese fenómeno era ya intenso desde antes del domingo y ha acompañado el ascenso de Humala, quien, aunque limeño, proviene de una familia del departamento andino de Ayacucho, con excepción de su abuelo materno, un inmigrante italiano.
Aunque es difícil establecer de dónde provienen cuantitivamente esos sectores, los analistas no creen que se trate de seguidores originales de Fujimori, pues el movimiento de ésta también se apoya en sectores populares y mantiene bases importantes entre los con desprecio llamados "cholos".
Posiblemente, esos sectores provengan de quienes en primera vuelta apoyaron al liberal de derechas Pedro Pablo Kuczynski, un millonario hijo de alemán y francesa que despertó las esperanzas de los "blancos". De hecho, los ataques iniciales tras la primera vuelta también incluían a quienes votaron por Fujimori, aunque poco a poco esos ultras empezaron a hacerla su candidata.
Las elecciones del domingo polarizaron al país y lo dividieron geográficamente. Mientras en casi todos los departamentos del interior Humala ganó, en algunos casos con hasta un 75 por ciento, en Lima la superioridad de Fujimori quedó clara.
No obstante, y por paradoja, parece ser que Lima definió en buena parte, pues las diferencias amplias que hubo en sondeos durante el proceso se redujeron al final. Fue incluso un fenómeno perceptible, cuando algunas personas de clases medias, incluida la mayor parte de la intelectualidad, se decantó por Humala, argumentando razones éticas insalvables para no votar por un proyecto percibido como de el ex presidente Alberto Fujimori, padre de Keiko.
Más allá de posiciones ideológicas, el racismo juega un papel central, pues incluso ya lo sufrió un centrista como el ex presidente Alejandro Toledo, contra quien, según los analistas, más allá de posibles errores y deficiencias, hay un sentimiento contrario que simplemente se basa en su cara indígena.
El fenómeno es difícil de cuantificar, pero evidentemente hay también muchos sectores que, aunque antihumalistas, no se suman a ese tipo de opiniones. Las contenidas en este reportaje son frases menos insultantes que otras que resultan irreproducibles.
El experto en discriminación Wilfredo Ardito asegura que el racismo es una fractura que perjudica a la sociedad peruana, en especial cuando, a diferencia de otras latitudes, es ejercido por un pequeño pero influyente puñado contra una mayoría amplia.

LA NOTA COMPLETA: PINCHA AQUÍ
 

viernes, mayo 27, 2011

40 años de La Naranja Mecánica


La primera vez que vi a Malcolm McDowell en una película, fue cuando hizo de Calígula en esa magistral versión de Tinto Brass, otro maestro de lo erótico, el morbo y la locura del desenfreno (además de haber sido financiada por Pent House, lo que aseguraba un derroche de belleza). La escena de la invasión a Bretaña que termina en una orgía descomunal aún me provoca tersianas cuando la recuerdo. Y ni hablar de las otras películas de Brass, demencialmente eróticas. (Pueden ver la peli HACIENDO CLICK AQUI). De nada.

Bueno, volvamos al tema, mencionaba a McDowell porque se están celebrando los 40 años de esa otra joya del cine: La naranja mecánica (inspirada en una novela a la que no le fue nada bien en ventas cuando salió y que fue escrita en un arranque de rabia cuando el autor, Anthony Burguess, fue diagnosticado de un tumor cerebral y le dieran 1 año de vida. La violencia desplegada en esta cinta y el mensaje de desamor que hay en ella es tan fuerte, que es imposible quedarse impávido ante las escenas de aquella pandilla de jóvenes disfuncionales. La nota de hoy, publicada en el diario El País y que cuenta con una entrevista exclusiva a McDowell, nos acerca más a aquel mito que fue aquella cinta. Los dejo con un avance, pueden ver la entrevista completa en el enlace final.
Provecho.


40 años dando mal rollo
Un rostro desafiante mirando a cámara, unas pestañas postizas acentuando un solo ojo y un bombín negro. Ese es Malcolm McDowell y lo será siempre. Porque da igual que este año se cumpla el 40º aniversario de su ópera magna, La naranja mecánica; solo el genio de Stanley Kubrick supo encontrar en este actor británico ahora arrugado, aunque igual de arrogante, el talento maligno que marcó a todas las generaciones por venir. Kylie Minogue copió su estilo (para su Fever Tour de 2002), como antes o después lo han hecho David Bowie, Led Zeppelin, Bart Simpson, Blur, Usher, Lady Gaga o Madonna, por citar unos pocos iconos de la cultura pop. Y a McDowell lo dejaron seco a juzgar por una carrera con más tumbos y malos de cliché que trabajos de alcurnia.
Pero ¿cómo superar el peso de una obra maestra tan influyente? Las generaciones venideras se apropiaron del look transgresor del filme, pero domesticaron su contenido. A la hora de la verdad, solo la bravuconería de McDowell y el ojo de Kubrick fueron capaces de hacer de La naranja mecánica ese clásico que el propio director retiró de cartelera en Inglaterra, su país de residencia, por miedo a las represalias por su excesiva violencia. Su protagonista ahora disfruta de su merecida vuelta al ruedo con su nueva edición restaurada que fue estrenada en Cannes, y llega también en Blu-ray para que sigamos ante el televisor con los párpados despegados. Cuatro décadas más tarde, el círculo se ha cerrado.

ep3. ¿Le gustan los cumpleaños?
Malcolm McDowell. A veces, pero este es de los gordos. ¡Cuarenta tacos! Espero seguir por aquí cuando lleguemos a los 50. A estas alturas, vivo la película como ese miembro de la familia al que solo ves en estas grandes celebraciones.

ep3. ¿Y qué siente al volverla a ver?
M. M. Algo muy diferente a lo que sentí durante el rodaje. Sabía que hacíamos algo bueno, pero nunca me imaginé que marcaría un hito. La novela de Anthony Burgess era genial, una obra maestra, pero Kubrick fue quien hizo de ella una película increíble. El libro era tan denso que se necesitaba una mente como la de Stan para diseccionarlo y contarte de qué va.

ep3. ¿Y de qué va La naranja mecánica?
M. M. Yo siempre la vi como una comedia negra, tan maravillosa como hilarante. Pero cuando se estrenó, me sorprendió y me tocó las narices que nadie le pillara la sátira. Solo ahora el público es capaz de reírse con la cinta. Hicimos algo revolucionario que ha sido copiado hasta el infinito. Desde David Bowie hasta Madonna, no falta quien se ponga el bombín y la cojonera y emule sus imágenes.

ep3. ¿No cree que en esos homenajes nos venden una versión domesticada?
M. M. Las cosas son como son. Si nos copian toda la imaginería futurista de la película glorificando estas imágenes y vaciándolas de su contenido, qué le vamos a hacer. El mensaje está ahí. La naranja mecánica es un filme controvertido políticamente hablando y adelantado para su época. Todo lo que dice sobre las pandillas, las drogas y la violencia se ha hecho realidad. En la película, en cuanto llega la noche, todos están metidos en sus casas viendo la televisión. Sal una noche cualquiera en EE UU a la hora de American idol y dime qué ves. ¡No hay ni un alma en las calles!

ep3. ¿Cuánto de este mensaje estaba en la mente de Kubrick y cuánto en esa década prodigiosa que fueron los setenta?
M. M. Supuestamente, la idea del tratamiento Ludovico nace de los experimentos en las prisiones californianas en los cincuenta y los sesenta. Claro que en Inglaterra siempre que veíamos algo raro decíamos que venía de California [risas].

ep3. Pero Kubrick, ¿cómo era?
M. M. En otras cosas era muy meticuloso, pero no era un director demasiado bueno dando explicaciones. Si le preguntaba algo, decía: "Malcolm, ¡yo no soy la escuela de arte dramático!", a lo que yo le respondía guión en mano: "¿Ves lo que pone aquí? 'Director, S. Kubrick".


CONTINUAR LEYENDO AQUI

miércoles, mayo 04, 2011

El Milagro Peruano



Hernán Migoya es uno de esos escritores que se cataloga asimismo como "Satírico". Pero su humor va más allá, trasgrede no solo la delgada línea de lo "políticamente aceptable", sino que desnuda delante de todo el mundo, las miserias y podredumbres que conforman una sociedad. Perú, qué duda cabe luego de estas primeras elecciones, no es la excepción, arrinconados todos contra una esquina con dos contrincantes, nos vemos ahora "obligados a escoger" a un "mal menor" (¿hasta cuándo?). Por lo pronto, el "documental" de Migoya ha tenido un comentario extenso en el diario El Mundo.es y ha rebotado a la primera plana del Diario La República. Sin embargo, lo que llama la atención es que sólo se ha levantado por el lado de las declaraciones del ex congresista ex fujimorista ex partidario ex cantante de todo a pulmón y ex participante de cuanto show mediático exista Carlos Raffo, tomadas en una grabación "Off the record". En fin, que al ver las imágenes y escuchar las declaraciones uno se da cuenta que la plata no da clase ni cultura, que con eso se nace, y que las polarizaciones sociales son por cuestiones netamente económicas y de poder. Verguenza ajena, es verdad, ver que los "líderes y caudillos" que nos "representan" lo son porque tuvieron la oportunidad y el momento adecuados, no por méritos o por otra cosa que realmente valga. Declaraciones increibles que demuestran la pobreza de espíritu y de valores que muchos de ellos poseen. Como dijo un amigo en el facebook: si los peruanos tuviéramos un verdadero propspecto de gran presidente, simplemente no votaríamos por él. Pobre Perú.
Las respuesta de Migoya y los enlaces (más que interesantes y divertidos) AQUI


miércoles, abril 27, 2011

Tábano reabre sus puertas (y se hizo esperar)

Me cuentan los amigos de la casa galería Tábano que reabren sus puertas con nuevas propuestas, siempre interesantes y, sobre todo, arrolladoras. Acá la nota (breve, como la picadura de un tábano, pero permanente, como debe ser). Salud!

Hola, gente les informamos que volvemos con todo desde este jueves 28 arrancamos de jueves a sábados en el Tábano desde las 10pm , con Dj Iz en los controles con los mejor de todos los tiempos , cerveza 2x12 soles toda la noche los jueves y los fines hasta las 12hrs. / Chicas ingreso libre los jueves y los fines hasta las 12hrs. / Los esperamos en la Av. Bolognesi 720 Barranco (frente al sargento ) 
Casa Cultural bar EL TÁBANO.
(Av. Bolognesi 720 Barranco)
(M) 975368377
TELF : 2471881
(N) : 601*8816
casagaleria.eltabano61@hotmail.com (msn)


7 lecciones de economía en Asia y América Latina (Cómo y por qué se alcanza la prosperidad)


Escribe Jon Basil Utley (*)

Me ha tocado vivir en muchas naciones y si un denominador común he encontrado en todas es que, independientemente de sus religiones y filosofías, sólo aquellas en las cuales hay mercados libres surge la prosperidad.
Las reglas son simples y conocidas; han sido probadas una y otra vez. El capitalismo moderno de libre mercado es tan increíblemente productivo que hasta la más ineficiente economía puede crecer, aunque sea a bajas tasas. Pero no hay un camino intermedio. Hay quienes ven como modelos a Suecia y Alemania, pero a ambos no les ha ido, relativamente, bien. Alemania gasta más de US$ 150,000 millones en beneficios de desempleo, sus inversionistas y empresarios huyen a otros países y, según el Foro Económico Global, su competitividad se ubica en un octavo lugar mundial, debajo de Suiza y Singapur.
Hasta antes del extraordinario crecimiento de los países asiáticos, los economistas no creían que un país pudiera crecer a 7% ó 9% cada año. Chile y Hong Kong fueron los primeros en realizar grandes cambios. El primero acabó con su economía estatista y su irracionalidad económica; el segundo, sin recurso natural alguno, pero con una moneda estable, respeto por las leyes y libre comercio, se dedicó a crecer sostenidamente.
Éstas son las reglas básicas para alcanzar la prosperidad:

Respeto por las leyes y derechos de propiedad
Cuán cierto es el hecho que las personas son más productivas cuando su propiedad está segura y, sin embargo, es la primera regla que se viola en el mundo. En El otro sendero, Hernando de Soto, describe el calvario del pobre latinoamericano para legalizar su propiedad o poner un simple negocio. Mientras a un norteamericano en Florida esto le toma un día y unos cuantos dólares, al latinoamericano le puede tomar meses y cientos de dólares. Sin un marco legal confiable no hay visión de largo plazo que promueva la inversión nacional e internacional en grandes obras de infraestructura.

Agricultura

Sin buena alimentación no se puede ser saludable ni optimista, y la inversión y el trabajo fuerte se hacen difíciles. Todas las naciones prósperas de Asia y Latinoamérica dieron prioridad a la agricultura. Cuando ésta fue destruida (Perón en Argentina y Velasco en Perú) la pobreza no tardó en llegar. En el caso argentino, altos impuestos en la agricultura sirvieron para subsidiar bajos impuestos en la industria, doblegando a una de las naciones más ricas.
Un estudio del Banco Mundial encontró que en aquellos países en que el sector agricultura perdió participación como porcentaje de la producción y el empleo, la producción agrícola y la productividad aumentaron considerablemente. Es decir, la industria crecía más rápido en países donde la agricultura era una prioridad. Esto se debe a que la agricultura crea eslabonamientos con la industria local, desde maquinaria y vehículos hasta manufactura ligera y servicios.
El estudio del Banco Mundial The East Asian Miracle mostraba cómo los salarios eran similares tanto para campesinos como para trabajadores industriales. Esto permitía que la gente se quedara en el campo y no migrara a las ciudades en busca de trabajo. Los inmensos círculos de pobreza que rodean a las grandes ciudades latinoamericanas muestran qué sucede cuando la agricultura colapsa.

Impuestos bajos y moneda estable para incentivar el ahorro

En épocas de mayor crecimiento, los países asiáticos tenían tasas de ahorro doméstico de 30% del PBI. Esto sólo se consigue cuando las tasas de interés reales para los ahorros son positivas, de lo contrario, el ahorro no tiene sentido.
El sistema tributario también puede jugar un papel promotor: En Taiwán, los intereses en cuentas de ahorro que no se tocan dos o más años, están exentos de impuestos. Altas tasas de ahorro interno vuelven menos dependiente al país del capital externo y de las fluctuaciones internacionales. Impuestos altos paralizan o informalizan la economía. Por eso Hong Kong desde un comienzo limitó sus tasas a un 16%. Bangladesh e India tenían impuestos a la renta de hasta 60% para ingresos de sólo US$ 3,000 anuales. Los extranjeros en Bangladesh, sin embargo, pagaban sólo 30% como si fuesen los únicos que pudieran crear riqueza.
La creación de riqueza fue siempre un concepto difícil de entender para los tercermundistas imbuidos del marxismo; creían que la riqueza era constante y sólo cabía distribuirla equitativamente. Hoy se sabe que la riqueza la crean los ciudadanos. Los recursos naturales podrán tener valor, pero la riqueza proviene del cerebro humano. Cuando vivía en Sudamérica, recuerdo a intelectuales que pensaban que la riqueza sólo provenía de la tierra, el subsuelo y las corporaciones extranjeras. Recién hace poco se han dado cuenta de la importancia de liberar el potencial y el capital de sus ciudadanos.

Educación

Todas las naciones asiáticas que prosperaron invirtieron en educación básica. Lo interesante es que el subsidio a la educación sirvió de substituto a los mecanismos de redistribución del ingreso, común en sociedades de bienestar. La movilidad social se daba por medio de la educación; las recompensas económicas llegaban a quienes estudiaban, trabajaban y ahorraban.

Actividad empresarial

Es la clave para el desarrollo y la prosperidad; el camino de oportunidad para los pobres y de menor educación. Los empresarios no necesitan gran educación. De hecho, y como mostró Hernando de Soto en Perú, muchos son campesinos iletrados, pero son hombres y mujeres con “chispa”, hambre de reconocimiento y triunfo, habilidad natural para motivar a otros, recaudar fondos y trabajar horas interminables.
Todas las naciones quieren industria de “alta tecnología”, pero no se puede tener sin otras de “baja tecnología”. Para eso es necesario dar libertad a quienes crean estos pequeños negocios y brindan estos servicios. La manufactura es una decreciente fuente de demanda laboral. Estados Unidos emplea a un 17% de la fuerza laboral. La mayoría de futuros puestos de trabajo están en el sector servicios (70%) y hacia este sector irán los trabajadores mejor pagados del sector de alta tecnología.
La prioridad de todo gobierno es proveer una infraestructura moderna, comunicaciones, puertos y autopistas. Debería invertir en facilitar el intercambio de bienes y de conocimiento dentro de una nación.

Fuerza laboral

En comparación con los de Europa, los ciudadanos del Sureste asiático han tenido mucho menos conflictos laborales. Trabajaron juntos por el bien nacional. Esto fue posible porque veían cómo su ingreso real aumentaba rápidamente. En 20 años pasaron de la pobreza extrema a un nivel comparable al de Europa Occidental. En Taiwán, en 1975, los salarios reales equivalían al 6% de los salarios en EE UU; en 1995 llegaban al 43%. En Corea del Sur, en similar período, pasaron de 5% a 43%; en Singapur, de 13% a 43%. En Latinoamérica, en cambio, los sindicatos fueron siempre una fuerza negativa; controlados por marxistas, presionaban a sus gobiernos para continuar políticas estatistas que anulaban el crecimiento económico. En Bolivia y Perú, las leyes laborales prohibían el despido laboral después de 90 días en el puesto. En Perú, entonces, las empresas contrataban por 85 días y despedían antes del plazo; mantenían sólo a empleados encargados de entrenar al siguiente grupo que trabajaría por otros 85 días.
El problema era que los latinoamericanos pensaban que la creación de riqueza sólo podía provenir de los extranjeros, los que, a su vez, explotaban a sus países. Una historia típica se dio en Bolivia, en los años setenta. Pilotos norteamericanos invirtieron en una empresa para ensamblar pilas. El negocio iba bien y contrataron más empleados. Pero cuando el negocio tuvo altibajos y quisieron despedir a algunos, la ley no se los permitió. Tras perder dinero por un año, abandonaron la empresa. Los trabajadores asumieron el control por unos meses; al final, todos perdieron sus puestos de trabajo y Bolivia perdió su fábrica de pilas.
Algunas grandes transnacionales pueden soportar el peso de esas regulaciones laborales, por su visión de largo plazo y porque pueden alternar la producción entre diferentes países; pero para las pequeñas empresas, los dínamos del capitalismo, es casi imposible.
Las pequeñas empresas de industria y servicios sólo pueden crecer cuando el empresario tiene la facultad de contratar y despedir personal sin mayores obstáculos. Esto es crucial para generar gran cantidad de puestos de trabajo en sectores que usan intensivamente mano de obra.
La economía informal es muy pobre sustituto. En Perú y Argentina, 60% de la actividad económica es informal. En Europa, a Italia le va relativamente mejor debido a que una parte de su economía está “fuera de los libros contables”: hay demasiadas regulaciones laborales y el poder de los sindicatos es enorme; eso explica, en parte, por qué su tasa de desempleo es el doble de la norteamericana. La informalidad, sin embargo, no es eficiente: no tiene acceso al crédito o lo tiene a costo más alto, y gran parte del tiempo de los gerentes se ocupa en pagar sobornos, no en producir.
En Méjico, las “maquiladoras”, empresas ubicadas en la frontera con EE UU, han jugado un papel importante en el crecimiento económico, precisamente, por estar libres de regulaciones laborales. Han crecido a tasas de 25% anual, año tras año, desde 1966, y sirven de ejemplo al resto del país sobre cómo crecer sin restricciones en el mercado laboral.
Ejemplo de lo que sucede cuando se busca intervenir en los mercados son Corea del Sur y Singapur en los inicios de su despegue: tratar de mantener los salarios artificialmente bajos para aumentar el empleo hizo que en Corea ganaran poder los sindicatos, mientras en Singapur se produjo escasez laboral. Hong Kong, en cambio, libre de restricciones laborales y sindicales, mostró el mayor crecimiento en salarios y puestos laborales en la región.

Burocracia y planeamiento económico
Un buen planeamiento económico es como una buena dictadura: casi imposible de encontrar. Al comienzo, sin embargo, japoneses y coreanos fueron exitosos “planificadores” e hicieron lo imposible por aislar a sus burocracias de presiones democráticas. Los funcionarios de más alto rango recibían sueldos equivalentes a los que, por su capacidad y experiencia, hubieran recibido en el sector privado. Con el tiempo, en el caso japonés se ha creado una burocracia demasiado corrupta cuya única misión pareciera ser la intervención en toda actividad económica.
En el caso coreano, la planificación se hizo para favorecer ciertos proyectos de inversión; sus funcionarios optaron por acero y automóviles. Hoy Corea tiene cinco fábricas de automóviles y una industria del acero sobreendeudada y con un retorno a la inversión mediocre. Según un estudio del Banco Mundial, Corea ocupaba los últimos lugares en su índice de adaptación tecnológica, mientras Hong Kong, sin ninguna planificación o control económico, ocupaba uno de los primeros y presentaba una adaptabilidad cinco veces mayor.
Estos errores tiene una razón: el burócrata siempre opta por la sabiduría convencional, es decir, la sabiduría del pasado. El empresario, en cambio, gusta experimentar con ideas y tecnologías nuevas; muchas fracasarán, pero las pocas exitosas producirán las nuevas industrias del mañana. Un empresario que vea la posibilidad de obtener grandes ganancias, arriesgará su dinero en una nueva empresa. El funcionario sólo hace lo que es convencional y, por lo general, lucha batallas del pasado.
Donde es importante y puede ayudar la inversión gubernamental es en proyectos de infraestructura: desarrollo agrícola, buenas carreteras y buenos puertos. Para crear puestos de trabajo se necesitan leyes que favorezcan las industrias intensivas en mano de obra. Taiwán siguió este tipo de planificación, en educación y en infraestructura, y no se dedicó a favorecer a un sector a costa de otro.
Algo de planificación puede ser bueno en una etapa inicial del desarrollo, pero no después, cuando la economía ya navega con viento de cola.

* Associate Publisher de la revista The American Conservative y Robert A. Taft Fellow, Ludwig von Mises Institute.