miércoles, noviembre 25, 2015

Gabriel Rimachi entrevista a Pablo Simonetti en "FAHRENHEIT 051"


"Ayer comenzó la demolición de la casa de mi infancia. Un amigo me puso sobre aviso. ¿Quiero ir a verla por última vez? Temo que brote la culpa por mi desidia al momento de venderla. Sin embargo aquí estoy, hundido en el asiento de mi auto, arropado con un chaquetón que me pesa y una bufanda que me quita el aire. Intento protegerme de este día de invierno y de cualquier otra inclemencia, ojalá conservar la sensación de que voy camino a espiar el final de una familia ajena".

Así empieza "Jardín", la última novela del escritor chileno Pablo Simonetti, quien estuvo de paso por Lima para asistir a la 36° Feria del Libro Ricardo Palma. "Jardín" cuenta la historia de una familia que decide vender la casa materna ante una oferta inmobiliaria que, poco a poco, se va tornando más oscura y agresiva. Cada uno de los tres hijos tiene una postura distinta de lo que significa para la madre el dejar un lugar que compartió durante más de cuarenta años junto a su esposo, los recuerdos que la acompañan, y sobre todo, su jardín, que es su principal motivo de orgullo por el tiempo y la dedicación que le ha brindado durante tantos años.

Una novela conmovedora, una crítica dura a este sistema inmobiliario que cambia el paisaje urbano de tantos barrios en toda América Latina semana a semana. Una historia donde la reflexión sobre el pasado, la memoria personal, el poder del dinero y las ambiciones, forman parte de un fresco de eso que llamamos modernidad

Con esta entrevista, además, empieza una nueva etapa en "Fahrenheit 051"; esperamos que la disfruten, la compartan y, sobre todo, los anime a buscar el libro y engancharse con la historia.

martes, noviembre 17, 2015

"Lima imaginada" 10 autores latinoamericanos recorriendo la ciudad (INGRESO LIBRE)

Los escritores invitados rodeados del equipo de Lima Imaginada

Lima ha sido el escenario de numerosas historias que han quedado en el imaginario del lector nacional, basta mencionar -al vuelo- textos de Vallejo, Martín Adán, Vargas Llosa, Fernando Ampuero, Ribeyro, Bryce, Higa, Oswaldo Reynoso, Congrains, Urteaga Cabrera, Niño de Guzmán, Goldemberg, Eslava, Carlos Calderón Fajardo, Fernando Iwasaki… para darnos cuenta de que cada uno ha puesto su visión y talento en retratar una parte de la ciudad, pequeños mundos donde se han desarrollado sus ficciones. 

¿Qué podrían contar de esta ciudad tan cambiante, ocho escritores latinoamericanos que, en su mayoría, la visitan por primera vez? Gracias al proyecto impulsado por la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura, que dirige Ezio Neyra, y la Fundación para la Literatura Peruana, que dirige el cineasta Daniel Rodríguez Risco, el Ministerio de Cultura presentó hoy “Lima Imaginada”, un recorrido de autores latinoamericanos por distritos limeños que han sido seleccionados por los también escritores Johann Page y María José Caro, curadores del evento y anfitriones oficiales de esta primera edición, que ha contado con auspicio de la Municipalidad Metropolitana de Lima y el Centro Cultural España.

El recorrido en clave literaria, social y cultural por la capital del Perú, tiene como objetivo promover la creación literaria y propiciar el diálogo entre lectores y autores en una perspectiva comparativa entre nuestras ciudades latinoamericanas, buscando, en palabras de Paige “crear y dinamizar espacios de lectura no convencionales y motivar una reflexión y una práctica en torno al bien público”. 


Tomando como base este recorrido, los autores devolverán su experiencia y su visión de Lima desde su propia voz, en textos que podrán ser de ficción o no ficción, que serán publicados en abril del próximo año, según nos confirmó Ezio Neyra, artífice de este proyecto. Lima se convierte, así, en el escenario protagónico de la imaginación de estos autores cuyas temáticas transitan entre lo real y lo fantástico. Parte de esta experiencia estará a cargo de Juan Manuel Chávez. 

Los escritores presentes en el proyecto son: Andrés Ospina (Colombia), Mauricio Murillo (Bolivia), Enzo Maqueira (Argentina), Romina Reyes (Chile), Dazra Novak (Cuba), Solange Rodriguez Pappe (Ecuador), Carlos Velásquez (México) y Ramiro Sanchiz (Uruguay), el recorrido, diseñado por Johann Page y María José Caro, se desarrollará desde hoy hasta el 22 de noviembre y comprenderá los distritos de Lima, Rímac, Los Olivos, San Isidro, Miraflores, Barranco, Pueblo Libre y San Borja. Se han organizado mesas redondas gratuitas y encuentros entre los novelistas para intercambiar experiencias, conversatorios y recitales. 

Tomen nota en sus agendas:

Mesas redondas

Martes 17–Mesa Redonda 1: Escribir desde y sobre el Centro.
Esta conversación tratará sobre el rol que han cumplido los centros históricos en la conformación de una literatura sobre la ciudad y sobre el país. También ofrecerá pistas sobre cómo ha cambiado el papel que los centros históricos de las ciudades han jugado a lo largo de los años. ¿Qué significaban y qué significan hoy en día los centros históricos de ciudades que han mutado y se han expandido? ¿Qué rastros literarios podemos encontrar en las calles de los centros históricos?
Participan: Solange Rodríguez Pappe, Andrés Ospina, Enzo Maqueira, Dazra Novak.
Moderador propuesto: Yaneth Sucasaca

Miércoles 18- Mesa Redonda 2: Barrios literarios.
Esta mesa tratará sobre aquellos barrios de la ciudad que cargan con más rastros literarios. ¿Qué hace que una ciudad sea literaria? ¿Hay ciudades más literarias que otras? ¿Qué barrios son los más literarios de una ciudad y por qué?
Participan: Romina Reyes, Ramiro Sanchiz, Mauricio Murillo, Dazra Novak.
Moderador propuesto: Ezio Neyra.

Jueves 19-Mesa Redonda 3: Literatura y migración.
El viaje siempre ha sido uno de los temas centrales de la literatura universal y esta mesa tratará sobre el viaje y la literatura. ¿Cuál es la relación entre uno y otro? También se conversará sobre los procesos migratorios que han formado las ciudades latinoamericanas y el impacto social y cultural que estas migraciones externas e internas han tenido sobre la ciudad y sobre la literatura sobre la ciudad.
Participan: Carlos Velázquez, Mauricio Murillo, Solange Rodríguez Pappe, Ramiro Sanchiz.
Moderador propuesto: Jeremías Gamboa.

Viernes 20-Mesa Redonda 4: La ciudad que se fue: Literatura e Historia.
La ciudad como fuente inagotable de historias. ¿De qué manera la literatura aprehende la historia para crear historias a partir de ella? ¿Puede la literatura ser un registro histórico? ¿Qué la diferencia de la narración histórica? Se hablará también de la tradición de novelas históricas de cada uno de los países de los autores participantes.
Participan: Carlos Velázquez, Andrés Ospina, Enzo Maqueira, Romina Reyes.
Moderador propuesto: Jerónimo Pimentel

Toda la información sobre los eventos y lecturas en público la pueden encontrar en www.facebook.com/limaimaginada

Fernando Brugué: "Recuperar la memoria histórica es una obligación moral"


Ediciones Copé – PetroPerú acaba de publicar uno de los trabajos más importantes de las ciencias sociales peruanas, la reedición (corregida y aumentada) de “Historia del Perú Antiguo” de Luis E. Valcárcel, uno de nuestros máximos intelectuales del siglo pasado. La obra, que alcanzó cuatro ediciones, apareció por primera vez en 1967 bajo el sello de Juan Mejía Baca y se dejó de editar en 1984. Ahora, con fotografías inéditas, mapas, un estudio preliminar del arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras –otro ícono de las ciencias sociales-, y casi dos mil páginas reunidas en tres tomos, esta edición se convierte en un imprescindible para toda biblioteca.

Luis E. Valcárcel nació en 1891 y encabezó el movimiento más importante de la primera mitad del siglo XX: el Indigenismo, que desvió la mirada sobre la ciudad para enfocarse en las múltiples manifestaciones culturales del “Perú profundo” (y lejano, siempre tan lejano), que vivían en condiciones de pobreza a pesar de las positivas noticias del crecimiento económico y esa apertura a la modernidad. ¿Les suena conocido? Si se dan cuenta, el discurso y la historia muchas veces se repiten, por eso es importante conocer nuestro pasado (aunque suene a cliché). Al cumplir 90 años, en 1981, recibió las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta como reconocimiento a su gran labor de investigación histórica, antropológica y arqueológica.

Esta es una publicación que se suma a otras tres presentadas durante 2015 (sus memorias, donde se reproducen la correspondencia que mantuvo con personajes tan importantes como Mariátegui o Vallejo), y que forma parte de un proyecto mayor: la recuperación de su archivo personal y la publicación de toda su obra completa. Esto ha sido llevado a cabo desde el Instituto Luis E. Valcárcel, que dirige su nieto Luis Fernando Brugué, con quien conversamos sobre este y otros temas vinculados a nuestro pasado inmediato en esta edición de “Fahrenheit 051” y que pueden escuchar en el siguiente podcast:


July Solís Mendoza: “Escribir poesía exige un trabajo arduo con la palabra”

Poeta July Solís Mendoza, autora de "Leche derramada"

July Solís Mendoza es literata de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y acaba de publicar su primera entrega en poesía: “Leche derramada” (Paracaídas, 2015), un trabajo donde explora la presencia de la muerte en los diferentes espacios de nuestra cotidianidad, y donde reflexiona sobre el aprendizaje y el descubrimiento propio de la vida.

Dice el libro: “La memoria es una criatura que, además de habitarnos y someternos desde el principio de nuestros días, posee la propiedad de de revivir -regenerarse- tras cada una de sus muertes. Cuando la poesía -la genuina poesía- se hace presente antes ella, puede convertirse en el cuchillo más filudo. De acuerdo a las intenciones del poeta, ya sea por librarse de una angustia o por dar rienda suelta al deseo, la carne de la memoria será escindida”.

Sobre esta primera entrega, su visión de la poesía actual (la de sus contemporáneos) y otros temas conversamos con July Solís en esta edición de “Fahrenheit 051″, que pueden escuchar y compartir en el siguiente podcast:

jueves, noviembre 05, 2015

"Mitad monjes, mitad soldados", el libro que destapó los casos de pederastia del Sodalitium en el Perú


Pedro Salinas. Foto: Jorge Luis Gómez

En nuestro programa 37 de “Fahrenheit 051″, conversamos con el escritor y periodista Pedro Salinas, autor -en colaboración con Paola Ugaz- de una de las publicaciones de investigación periodística más importantes del año: “Mitad monjes, mitad soldados”, trabajo que recoge el testimonio de treinta ex miembros del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC).
Dicho movimiento fue fundado hace más de cuatro décadas por Luis Fernando Figari Rodrigo, personaje siniestro, acusado de abuso sexual a menores de edad y que está ahora refugiado en Roma, lejos del alcance de la justicia peruana. “Lo único que no puede hacer un sodálite, es parir”, reza una de las máximas de Figari. Y es cierto. Los miembros del sodalicio podían hacer todo, aguantar todo, soportar todo, aún a costa de ellos mismos ¿Por qué? Porque el perverso sistema de sumisión, que las cabezas de esta secta habían desarrollado, los entrenaba para ello.

Y he allí tal vez la razón por la que estas denuncias han demorado tantos años en salir a la luz: desde que se ingresaba al sodalicio, el aspirante, normalmente de entre 13 o 14 años, era sometido a una serie de pruebas y vejaciones con el argumento de ir preparando su espíritu, ir forjando su carácter, o ir poniendo a prueba su fe. En realidad se trataba de alejarlos de sus familias, romper sus vínculos más cercanos, minar sus bases interiores, y luego aprovecharse de ellos.


Cada denuncia realizada al interior de la Iglesia ha sido sistemáticamente silenciada, por años, y los culpables han sido castigados con “retiros espirituales” en casas de playa o en la misma Roma. Los treinta testimonios que recoge Salinas en este libro son bastante duros, crudos, explícitos, y a pesar de ello uno no puedo sino imaginar –lejanamente pero con terror- el drama de cada una de las víctimas. Esto, al parecer, no es más que la punta del iceberg, pues con la publicación de este libro han aparecido más denuncias. El Ministerio Público ya tomó cartas en el asunto, pero el poder de la iglesia es grande e influyente en todos los niveles.

La reflexión final no puede ser más perturbadora: ¿en manos de quién dejamos a nuestros hijos? Una entrevista imperdible que pueden escuchar en el siguiente podcast:

Los Rolling Stones en Lima, 2016

martes, noviembre 03, 2015

ENTREVISTA. Eva Valero: "La literatura hace perdurables las ciudades en la memoria".


Investigadora de la obra de Julio Ramón Ribeyro, las “Tradiciones” de Ricardo Palma, autora de “El quijote en el Perú”, entre otros valiosos trabajos sobre Martín Adán, Blanca Varela, Clorinda Matto de Turner, Carlos Oquendo de Amat, la española Eva Valero Juan estuvo en Lima participando del I Congreso “El cuento en Hispanoamérica”, celebrado en la Casa de la Literatura Peruana el pasado fin de semana, para dar un taller sobre la ciudad y su relación con la literatura. Un evento que consolida más el gran trabajo que viene realizando esta institución, cuya agenda de actividades sorprende mes a mes, siempre positivamente. Conversamos entonces con Eva Valero sobre su amistad con el Perú y sus letras.

Tu relación con el Perú tiene una historia que nace desde y por la literatura.
Mi relación con el Perú nace en 1997 cuando empiezo mi trabajo de investigación doctoral sobre la obra de Julio Ramón Ribeyro; a partir de entonces trabajo en la obra de Ribeyro y después, sobre Lima en la literatura peruana, desde la fundación de la ciudad hasta la generación del cincuenta, que dio origen al libro “Lima en la tradición literaria del Perú”, así como la tesis doctoral dio lugar a “La ciudad en la obra de Julio Ramón Ribeyro”, en tanto que abordé la obra de Ribeyro desde el punto de vista del espacio urbano. Una tesis doctoral siempre marca el destino de una profesora –que es mi caso- y empecé a venir al Perú, primero por las efemérides ribeyreanas y luego por otros temas, como este, que es la celebración del Congreso el Cuento en Hispanoamérica, y que de paso nos sirve a los invitados para conversar y compartir con los colegas peruanos que trabajan en distintas universidades e instituciones.

¿Por qué crees que Ribeyro siga despertando el interés de escritores e investigadores? ¿Por qué Ribeyro no se agota?
Esa es una gran pregunta, fíjate que venía hablando de eso mismo ahora con Alonso Cueto, y decíamos que es un escritor que ha vencido todo aquello que de alguna manera, cuando estaba en vida, no le fue favorable, como el hecho de no ser el más vendido. Pero los grandes escritores terminan venciendo esos obstáculos y encuentran su lugar en la historia. Ribeyro es un caso entonces paradigmático, dueño de una prosa impresionante, su género principal fue el cuento. Quiero recordar ese último cuento inédito que apreció en Seix Barral, “Surf”, donde reflexiona sobre la escritura, sobre la búsqueda del estilo definitivo ; de alguna manera, la ola en la que escogió subirse, y la que le ha traído hasta esa “eternidad” con que se cierra el relato, y no sólo en Perú. Ribeyro es un escritor reconocido y querido, lo demuestran los lectores y la cantidad de trabajos y tesis doctorales a las que he podido asistir, por ejemplo en junio en la Complutense de Madrid la tesis de Paloma Torres, y ahora en noviembre se leerá en Francia la de Paul Baudry, trabajos que renuevan la visión de Ribeyro constantemente.

Alguna vez se dijo que el lenguaje en Ribeyro había envejecido, que el lenguaje correspondía más al siglo XIX, la historia ha demostrado lo contrario.
Primero, Julio Ramón Ribeyro, tachado de escritor decimonónico es absolutamente inverosímil. Que tenga un castellano, o una prosa, más clásica, no hace de él un escritor decimonónico realista, no hay que hacer más que leer sus textos. Ribeyro era un realista, simbolista, el estilo del realismo decimonónico consistía en el estilo descriptivo, que abundaba en detalles. No hay nada de esto en Ribeyro, que es más bien neorrealista, como él mismo se definió, y nos introduce en los espacios a través de sus personajes, en sus dramas y avatares, creando ese gran teatro urbano que aparece en sus cuentos, a través de una serie de mecanismos que tienen que ver con la modernidad, como las técnicas de la ambigüedad, tan absolutamente magistrales en su obra, sus silencios, que atrapan al lector para la reconstrucción del significado a partir de su lectura… Ahora, por qué los jóvenes siguen leyendo a Ribeyro –lo noté ayer en la charla con Bryce Echenique, la gente joven a mi alrededor hablando de Ribeyro con un amor y una pasión por su obra, que me impactó-. Pienso que por un lado está la prosa magistral, pero por otro lado, lo que hace con los personajes sigue siendo muy actual. El destino que traza para sus personajes es universal, esa forma de desnudarlos que lleva a uno a preguntarse al final ¿qué ha pasado? Toda esa cuestión del personaje de perfil bajo que trata de rehumanizarse a partir de la imaginación es un tema universal, quijotesco si queremos, Ribyero hace eso con sus personajes; entonces no es de extrañar que sus cuentos no envejezcan, sino que además sigan ganando lectores. Lo he visto aquí en Lima y también en España, donde imparto a Julio Ramón en mis clases y a los alumnos les encanta.

Alonso Cueto y Eva Valero Juan en un alto del Congreso Hispanoamericano de Cuento, conversando sobre Ribeyro.

Ribeyro se ha convertido en un escritor para lectores y escritores.
Sí, un escritor como de culto, de minorías, que era de lo que él hablaba. Qué duda cabe que todo escritor quiere ser leído, quiere comunicar, publicar, que es llegar al público. Está un poco la idea del Ribeyro desapegado del desinterés ante las editoriales, y sin embargo ahí están las cartas con su hermano Juan Antonio, donde muestra su gran preocupación por la difusión de su obra, eso es evidente. Entonces, escritor de escritores, escritor para lectores, es una interesante reflexión, porque es difícil no estar en uno de los extremos: o se es un escritor alejado de todo en su torre de marfil, o se es un escritor de masas. No había pensado en esa vertiente aplicada a Ribeyro sino hasta ahora, y me parece interesante.

Vienes a desarrollar el tema de la ciudad, tema interesante sobre todo por las últimas discusiones en torno a la imposibilidad actual de escribir una novela total, dado que Lima es, a la vez, muchas ciudades en una.
Cómo entender la ciudad a partir de su literatura; como bien decía Julio Ramón, la literatura es la que hace perdurable a las ciudades en la memoria de sus lectores, incluso en el imaginario cultural en general. Los libros de historia, sociología, etc. nos aportan los datos, pero la literatura es la que recoge la vida, la “intrahistoria”, que decía Unamuno, y al ficcionalizarla se convierte en una ciudad vinculada a un determinado escritor. Entonces la ficción es la forma idónea para la perdurabilidad y para poder entender una ciudad. Ahora bien, el afán totalizador es ahora un imposible, porque estamos en un proceso de expansión de las ciudades, vivimos en un mundo acelerado de transformación, y entonces cualquier novela que intentara ser “total”, al día siguiente ya no lo sería. Creo que el tiempo en que se escribió “Conversación en La Catedral” todavía se podía ambicionar algo así, pero no ahora. Ribeyro no hace la novela total pero hace, digamos, el mosaico del cuento total, en tanto que a lo largo de toda su cuentística va dando, de forma fragmentaria, el mapa social de la Lima del siglo XX. Ahí tenemos por ejemplo a Jorge Eduardo Benavides, autor de “Los años inútiles”, “El año que rompí contigo”, etc. donde alguien como yo, que soy foránea, pudo conocer y entender la Lima de entonces, los años 80´s, 90´s, comprendiendo la problemática de entonces desde la perspectiva del autor y desde la vivencia de los personajes que atraviesan esas novelas, en un marco histórico bastante complejo. Ese es el acierto de Benavides, fundir la vida de sus personajes con la problemática de aquellos años.

Qué otros autores te han llamado la atención respecto de la ciudad como propuesta.
He leído a Fernando Ampuero, Patricia de Souza, Alonso Cueto, Jorge Eduardo Benavides… a los más jóvenes aún no he podido leerlos. Lo que creo que hay es la potenciación de los personajes que viven en la ciudad. En el cuento de Ampuero “Taxi Driver sin Robert De Niro”, hay una imagen en la que el taxista mira a través del espejo retrovisor y va adjetivando el estado de ánimo de la ciudad. Ese fragmento me recordó al inicio de “Los gallinazos sin plumas”, donde no hay una interiorización en esos fantasmas sino que los conocemos por sus actos. Los silencios de Ribeyro. Pero Ampuero nos da de forma explícita los rasgos de esos personajes, si bien de forma abstracta y por ello también muy interesante. Tengo esa impresión.

¿Y el humor en Ribeyro?
Me he reído más con “Tristes querellas de la vieja quinta” que con “Alienación” porque desarrolla esa ironía de la razón de la que hablaba Bryce anoche. No es entonces una carcajada superficial, sino que produce una sonrisa hacia adentro, una sonrisa inteligente y honesta. Hay textos, por ejemplo, donde se roza lo fantástico pero que no llegan a serlo, sino que se quedan en lo simbólico. Esa destreza narrativa es la que podemos encontrar en Ribeyro, entre otras muchas destrezas que lo definen como uno de los grandes del siglo XX.