lunes, agosto 18, 2008

Calicalenturas de un angelito empantanado

La lápida de su tumba ha sido robada dos veces, los jóvenes y los adolescentes lo leen con una devoción cercana al fanatismo, han fundado un grupo con su nombre y el más pequeño de sus lectores tiene doce años, sus libros son hurtados de las bibliotecas públicas, su casa natal recibe constantemente el peregrinaje de admiradores que desean conversar unos minutos con su padre o su hermana, sus libros se imprimen por millares para toda Latinoamérica, y es que Andrés Caicedo (Cali, 1951-1977) antes de morir, fundó un cine club en Cali, filmó dos películas, escribió una treintena de cuentos y tres novelas sobre la juventud de la clase alta caleña, pasó por clínicas psiquiátricas, se obsesionó con Vargas Llosa y rechazó a García Márquez con una energía visceral, viajó a Estados Unidos a venderle sus guiones al cineasta Roger Corman, entrevistó al legendario Sergio Leone, se introdujo en cuerpo y alma en el mundo de las drogas, escribió y dirigió la mítica revista cinematográfica Ojo al Cine y escribió para diarios y revistas de Colombia y Perú. Tenía sólo 25 años. (Continuar leyendo aquí)

1 comentario:

Gonzalo Del Rosario dijo...

Acabo de comprar "El libro negro" de Andrés Caicedo. He quedado encantado con su forma tan directa de criticar y volar una obra.

Ya desde "Calicalabozo" se volvió uno de mis autores preferidos.

ahora me falta comprar "El atravesado" y "El cuento de mi vida" que las he visto en la librería donde trabajo.