Crónica de una degradación

La condena de 35 años de prisión al traidor a la patria, técnico de la Fuerza Aérea Peruana, Víctor Ariza, tuvo su desenlace con la degradación efectiva ejecutada el martes pasado en una sesión estrictamente castrense. Y aunque muchos pidieron la pena de muerte, el código militar indica que sólo se aplicará esta pena en caso de encontrarse el país en situación de guerra. Desde 1979 no se había degradado a ningún traidor a la patria (claro, a nivel castrense, porque si hablamos de traidores a la patria deberíamos empezar por los todos los congresistas corruptos que a lo largo de este quinquenio se han vivido al país rascándose las pelotas, negociando lobbies o cobrando sin trabajar ni producir). Estremecedora la crónica presentada por Ángel Páez para el diario La República:

‘Usted ingresó por la puerta grande, y se va expulsado por la puerta falsa’

“Te llegó la hora, Ariza”, le dijo el oficial a cargo de la seguridad del establecimiento penal de la base de Punta Lobos, en el kilómetro 59 de la Panamericana Sur.
“No he sido notificado por el tribunal militar. ¿Qué van a hacer conmigo?”, preguntó el técnico Víctor Ariza Mendoza. Eran las 5 y 30 de la mañana del martes ocho de febrero. El día estaba fresco, calmo, bello, pero Ariza sospechaba por qué lo sacaban de la celda.
“Tienes que ponerte tu uniforme de reglamento. Hoy, en cumplimiento de la sentencia, te degradan”, le respondió el oficial.
“Pero, ni yo, ni mi abogada, ni mi familia ha sido informada”, replicó Ariza, a quien el Tribunal Supremo condenó el 28 de diciembre a 35 años de cárcel por el delito de traición a la patria.
“Yo solo cumplo órdenes, técnico. Vístase que estamos sobre la hora. Si usted se resiste, la orden es que lo traslade de grado o fuerza. ¿Usted lo comprende?”, contestó, secamente, el oficial. Ariza es el único preso en Punta Lobos. Haberlo confinado allí tiene su simbolismo.
En ese lugar, en 1979, el suboficial FAP Julio Vargas Garayar fue fusilado después de haber sido sorprendido espiando para Chile. Ariza lo sabe. El recuerdo, inevitablemente, le encoge el corazón, especialmente de noche, cuando solo se escucha cómo el viento marino golpea las paredes del presidio.

La más alta pena
El acusado de espionaje a favor de Chile llegó exactamente para el inicio del acto de degradación programado, secretamente, a las 8 y 30 de la mañana. Ariza, hasta el último, protestó.
“No he sido notificado. Exijo la presencia de mi abogada”, expresó. Estaba mortificado, pero también asustado. Lo ubicaron en el centro del patio de honor de la Escuela de Suboficiales de la FAP (Esofap). El Alto Mando de la institución, encabezado por el comandante general FAP Carlos Samamé Quiñones, estaba presente, además de todos los alumnos de la escuela y una partida de efectivos encargados de ejecutar la sentencia. La bandera nacional ondeaba, flamígera, altiva, como presidiéndolo todo. Entonces, el juez permanente de la FAP, comandante FAP Fernando Rivera Baca, dio lectura a la sentencia.
Se le impone al técnico inspector Víctor Ariza Mendoza por el delito de traición a la patria en tiempo de paz 35 años de pena privativa de libertad, la misma que vencerá el 29 de octubre del 2044, y se le fija la suma de un millón de soles como concepto de reparación civil. Además, se le expulsa de los institutos armados, lo que conlleva la degradación”, dijo con voz alta y metálica el comandante Rivera, el mismo que durante el proceso interrogó a Ariza.
El acusado sentía vértigo. Buscaba evadirse de la situación. Estaba conmocionado. Encajaba cada palabra del juez militar como un puñetazo en la boca del estómago. Y faltaba lo peor.
“¡Técnico superior FAP Víctor Ariza Mendoza, sois indigno de llevar las armas!”, exclamó, gritando, el juez castrense. La poderosa y marcial voz retumba en Las Palmas: “¡En nombre de la justicia y de la Nación, os degrado!”.
En ese momento, el efectivo de menor graduación, quien había sido entrenado para despojar al acusado de espionaje, se ubicó al frente de Ariza para proceder al episodio más humillante. Pero, antes de proceder, soltó un denigrante discurso.
“¡Técnico Ariza, usted ha sido condenado por traidor a la patria! ¡Usted es una vergüenza para la institución! ¡Usted que ingresó por la puerta grande, hoy se va expulsado por la puerta falsa! ¡Usted es indigno de llevar el uniforme y las insignias de la FAP!”, increpó con energía y cierta rabia el suboficial.
 
Humillación a voz en cuello
Ariza no movió un músculo. Pero después le diría a su esposa, María Flores Castro, y a su abogada, Raquel Díaz Gastelú, que en un momento pensó que lo dañarían físicamente. “Jamás había sentido tanta humillación, fue innecesaria”, relataría el condenado. Lo vieron tan mal que el juez militar le ofreció asistencia psicológica. Ariza se negó.
“¡Eres un traidor y no mereces estar aquí! ¡Por eso eres expulsado de la institución, porque eres indigno!”, chilló el suboficial.
“Haga lo que tenga que hacer”, repuso Ariza, en un intento por apurar el acto.
Entonces un efectivo arrancó el redoble de tambor para que el efectivo de menor graduación de todos los presentes arrancara todos los símbolos militares que portaba el uniforme azul de Ariza. El acusado intentaba mantener la compostura. Cerró los ojos.
Pero era inevitable sustraerse. El redoble del tambor lo devolvía al centro de la humillación. Primero le arrancó y lanzó el quepis al suelo. Luego despojó las alas doradas clavadas en el corazón. Siguieron los galones en las mangas. A continuación volaron las insignias en las solapas. Y los diez botones dorados rodaron por el patio ,donde hacía 26 años se había graduado Víctor Ariza en medio de los honores. Terminada la torturante faena, como si no hubiera sido suficiente todo lo anterior, el que dirigía el acto dio la orden y todos los presentes, absolutamente todos, le dieron la espalda al degradado Víctor Ariza.

Comentarios

MARIA SABINA dijo…
Si justamente como esposa del Tco. Ariza, mi enojo y mi indignación ante tal hecho,de sacar a mi esposo de la prisión,sin antes ser notificados, un abuso mas y violación a los Derechos Humanos,cuando la pena privativa mas grave es la de los 35 años de prisión, sin penas accesorias, como inhabilitacion y expulsión de los institutos armados,de acuerdo al CODIGO de JUSTICIA MILITAR.ARTICULO 66.

Yo le hice el llamado al Presidente del Consejo Supremo señor Carlos Mesa Angosto, hice mi planton para que presentara las pruebas contundentes que demostraban el delito de la venta de información porque se hizo de "oidos sordos", sobre todo un delito tàn grave como es el de traición a la patria, como fue acusado mi esposo, y porque no presentaron las pruebas, porque la DIFAP direccion de inteligencia de la Fuerza Area presento un documento secreto S-200-2009, FALSO, en el juicio oral este informe se desestimo, y se contradijo, porque quedo asi porque?? no les conviene a la DIFAP que se difunda Y se sepa toda la verdad. que fue un complot, y se repite la historia del CAPITAN DREYFUS año 1854 oficial frances porque presentan al ESPIA,AL TRAIDOR A LA PATRIA Y HACEN UNA CEREMONIA PRIVADA.
NO HUBO ESPIONAJE Y MUCHO MENOS TRAICION A LA PATRIA.Tarde o temprano saldra la VERDAD!!. QUE HUBO DETRAS DE TODO ESTO. QUIENES HICIERON ESTO QUE ALTOS INTERESES HAY!!
MARIA FLORES CASTRO DE ARIZA
DNI Nª15586967
MARIA SABINA dijo…
Si justamente como esposa del Tco. Ariza, mi enojo y mi indignación ante tal hecho,de sacar a mi esposo de la prisión,sin antes ser notificados, un abuso mas y violación a los Derechos Humanos,cuando la pena privativa mas grave es la de los 35 años de prisión, sin penas accesorias, como inhabilitacion y expulsión de los institutos armados,de acuerdo al CODIGO de JUSTICIA MILITAR.ARTICULO 66.

Yo le hice el llamado al Presidente del Consejo Supremo señor Carlos Mesa Angosto, hice mi planton para que presentara las pruebas contundentes que demostraban el delito de la venta de información porque se hizo de "oidos sordos", sobre todo un delito tàn grave como es el de traición a la patria, como fue acusado mi esposo, y porque no presentaron las pruebas, porque la DIFAP direccion de inteligencia de la Fuerza Area presento un documento secreto S-200-2009, FALSO, en el juicio oral este informe se desestimo, y se contradijo, porque quedo asi porque?? no les conviene a la DIFAP que se difunda Y se sepa toda la verdad. que fue un complot, y se repite la historia del CAPITAN DREYFUS año 1854 oficial frances porque presentan al ESPIA,AL TRAIDOR A LA PATRIA Y HACEN UNA CEREMONIA PRIVADA.
NO HUBO ESPIONAJE Y MUCHO MENOS TRAICION A LA PATRIA.Tarde o temprano saldra la VERDAD!!. QUE HUBO DETRAS DE TODO ESTO. QUIENES HICIERON ESTO QUE ALTOS INTERESES HAY!!
MARIA FLORES CASTRO DE ARIZA
DNI Nª15586967

Entradas populares