martes, febrero 04, 2014

La belleza fatal de Roberto Arlt (un texto breve de Rodolfo Edwards)


El juguete rabioso, primera novela de Arlt, en 1926 sorprendió al ámbito literario por la insolencia y el desparpajo de aquel Silvio Astier que bien podría haber sido uno de los brutales “drugos” de La naranja mecánica de Anthony Burgess, asolando la tranquilidad de una ciudad dormida. Planteada como una novela de iniciación que narra la brusca incorporación al mundo de los adultos de un adolescente “alunado” y atrabiliario por una codicia existencial que lo lleva a acometer experiencias que rozan el delito y el crimen, El juguete rabioso sigue vigente gracias a su descarnada mostración del borrascoso periplo que implica el camino del crecimiento dentro de una sociedad hostil y materialista. En el estilo de Arlt ya se advierten marcas del ímpetu tortuoso de Dostoievski y del juvenilismo maldito de Jean Genet. El final de la novela es impactante: “Yo creo que Dios es la alegría de vivir. ¡Si usted supiera! A veces me parece que tengo un alma tan grande como la iglesia de Flores, dan ganas de arrodillarse y darle las gracias a Dios, por habernos hecho nacer”. Un Arlt en estado de máxima pureza.

Los siete locos y su continuación Los lanzallamas , verdaderos thrillers publicados entre 1929 y 1931, se dejan atravesar por el desasosiego social imperante en las postrimerías del gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen que finalmente sería jaqueado por el golpe militar del 6 de septiembre de 1930, encabezado por José Félix Uriburu. Estas novelas terminarían de afirmar la figura de Arlt como un escritor insoslayable de la literatura argentina, aunque la consagración definitiva se produciría muchos años después, cuando las impugnaciones a su obra se acallaron y se lo recuperó en todas sus facetas: el novelista, el cuentista, el cronista impiadoso.

Pueden leer la nota completa pinchando AQUI


No hay comentarios.: